Los hijos de El Padrino

16/11/2011

La riqueza de los personajes de El Padrino llevan a un análisis muy interesante acerca de la manera de ver la familia, la mafia, la venganza… Sin justificaciones posibles, el espectador puede observar en un grado muy alto ese concepto de darlo todo por las personas que lo valen. 

[Carmen Lucena Hidalgo. Cinemanet]

El reparto de lujo de la saga merece un artículo aparte. Especialmente acertados están los protagonistas; el respeto que inspira Marlon Brando en el papel de Don Vito es insuperable. Llena de elegancia la escena en cuanto aparece. Es un hombre cuyos sufrimientos infantiles le llevaron a albergar solo una cosa en su corazón: su familia. Palabra sagrada para él; la familia es lo único que merece la pena. Esto sería totalmente loable si no fuera porque el límite de esta palabra para don Vito es la venganza. Cualquier “vendetta” está permitida con tal de defender a los suyos. No hay otro límite que el que marca la traición o el deshonor de su familia. No podemos entender el personaje maduro de don Vito representado en la primera parte sin ver su pasado, que se muestra en la segunda. Aquel niño que parecía indefenso cuando se quedó solo por culpa de Don Chicho, el mafioso de Corleone, viajó solo hasta América. Allí forma su familia y poco a poco va siendo considerado el defensor de los indefensos tras sus planes con Clemenza.

Los personajes de los hijos son tan interesantísimamente diferentes. El primogénito Santino Sony Corleone (James Caan) solo aparece en la primera parte… todos suponemos por qué. Es vitalista, nervioso, impulsivo… su venganza no tiene los límites que siempre le marcó su padre. Es a ojos de todos el claro sustituto del Don, pero su padre, don Vito, sabe que será difícil si no cambia esa pasión desbocada por la reflexión y el saber hacer que él mismo tiene. Vividor, siempre está metido en asuntos turbios y todo eso le hace sufrir mucho a don Vito, pues tiene en él puestas las expectativas de su sucesión. Pero contar lo que le pasa sería destripar la historia a los lectores que no han visto esta película. Y esos que no las habéis visto, parar el video en el minuto 3 y medio.

John Cazale es Fredo Corleone, el segundo hijo de don Vito y la mamma. Fredo Corleone es cariñoso e inocente. Sirve para poco, no tiene olfato para los asuntos de su familia y será el que le parta el corazón a Michael en la segunda entrega. Su padre es consciente de ello. Talia Shire es Connie Corleone, la única chica de los hijos. Es el personaje que más evoluciona de todos, en mi opinión, pues pasa de ser inocente como Fredo a ser vividora como Sonny para acabar siendo la mujer respetable que finalmente herede el papel de la mamma, como se ve al final de la segunda parte y toda la tercera. Finalmente será el único apoyo incondicional de Michael, a pesar de todo lo que lo odió.

Robert Duvall es Tom Hagen, un personaje realmente bueno, rico en matices y totalmente respectable. Es hijo adoptivo de don Vito pero sin formalidades legales, pues sigue con su apellido por respeto a sus padres. De pequeño, estando por la calle enfermo, conoció a Sonny, que lo llevó a casa y don Vito lo acogió en su familia. Estudió derecho y es el abogado y consilliere de los Corleone. Es el más fiable de todos, tanto para don Vito como más tarde para Michael. Es el que da la peor noticia de su vida a don Vito, aunque para ello necesite un trago antes, como se ve en ese magnífico diálogo casi al final de la primera parte. Y también con Michael juega un papel fundamental en la segunda parte… entre otras cosas, también es el que le da una muy mala noticia que cambia a Michael por completo. Tom Hagen es el que siempre está en la sombra, el que nunca traiciona, el incondicional, y el único que no tiene sangre Corleone. Curioso.

Y Michael  (Al Pacino) es el hermano pequeño. El que estudia en la Universidad. El tímido y callado. El que hace el servicio militar. El que no tiene nada que ver con los asuntos de la familia porque su padre tiene otros grandes planes para él. Y, sin embargo, el que acaba siendo el sustituto del Don. En la primera entrega es la única persona capaz de llegar a cabo la misión de cierto asesinato. Y tras eso, tiene que desaparecer. Se pierde por Sicilia, donde descubre el mundo del que tanto le ha apartado su familia y donde conoce su verdadero amor. Pero al perder ese amor, sale de su corazón el sentimiento de venganza que hasta ahora no había experimentado. Cuando vuelva a Nueva York, será el firme apoyo de su padre, y heredará las responsabilidades de cabeza de familia… que en los Corleone supone mucho más. En la segunda parte es el protagonista absoluto. Se le parte el corazón al perder la confianza en su hermano Fredo y se le acaba de destrozar con cierta decisión de su esposa, Key (una jovencísima Diane Keaton). Escena memorable. En la siguiente escena se ve toda la personalidad y su don de la palabra es cuando conoce al padre de Apolonia, en Italia, en la época en la que está escondido. Me recuerda mucho a todas esas otras escenas en las que acaba convenciendo a su interlocutor, sea para el asunto que sea. Es magnífico el papel del amigo que va traduciendo y la convicción de Michael Corleone en cada palabra.

Estos y otros personajes es lo que hacen valiosa la saga de Francis Ford Coppola. Quisiera volver a experimentar lo que sería ver El Padrino por primera vez. Se pierde en mi memoria la época infantil en la que la vi sin entender nada. Recuerdo las veces en que adolescente me impresionaban aquellos personajes, las historias espeluznantes de la mafia o la defensa tan peculiar de lo que aquella familia hacia de lo suyo. Luego llegaría la época podríamos llamar actual en la que ver cualquiera de las dos primeras películas de El Padrino es un momento de admiración, de creer en el buen cine, un momento de culto a la creación de arte encarnado en celuloide.


¡Debate este artículo en nuestros foros!


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...Loading...
Imprimir artículo Imprimir artículo

Etiquetas: , ,

Están cerrados tanto los comentarios como los pings.

Comenta en Facebook!

3 comentarios

  1. Ana dice:

    Carmen,

    por lo que dices, Tom y don Vito se identifican en el origen de sus motivaciones y de su lealtad a la familia. Ambos perdieron a sus seres queridos y ahora valoran el hecho de tener una familia, aunque sea de esa manera tan peculiar (mafiosa).

    De ser así, el mismo hecho de no llevar sangre Corleone hace que tenga más fuerza la fidelidad de Tom. De hecho es el que está más comprometido por la gratuidad del amor o protección que ha recibido de don Vito. Al fin y al cabo la sangre no es el vínculo que los une.

    No estoy segura de que esto se vea claramente en la película. Realmente no me acuerdo. ¿Qué opinas?

  2. carmen dice:

    Hola Ana. Gracias por el comentario. Intentaré contestar a tu pregunta; efectivamente a Tom Hagen no le une la sangre de los Corleone… pero desde que está en esa familia es uno más, nadie le ha despreciado por ser hijo acogido y no natural. Además, él, con su fidelidad se ha ganado el puesto de ser uno más, más que por esa protección pienso que es por lo otro que señalas; el amor recibido; el tener una familia cuando no tenía nada.
    Y sí, es una manera peculiar esta de la mafia, pero pienso que el espectador que se acerca a esta trilogía, tiene la madurez suficiente para no justificar lo que no lo es y ver lo bueno que se esconde en cada personaje, ¿no crees?. Por ejemplo; admiro a Michael en su amor a la familia, incluso al no nacido, pero distingo que lo que hace es matar gente, aunque para él sea justificado, en todo caso, se ve claro que no se enorgullece de ello… No sé si contesto a tu pregunta…

  3. Ana dice:

    Perfectamente, Carmen. Muchas gracias