Javier Figuero: “La de Eduardo Manostijeras, es la caricia más poética que yo he visto en el cine”

28/06/2013

[Enrique Chuvieco – Colaborador CinemaNet]

“La de Eduardo Manostijeras, es la caricia más poética que yo he visto en el cine”

Con esta frase, Javier Figuero, profesor de guión cinematográfico en la Universidad San Pablo CEU, de Madrid, alude -al tiempo que se le ilumina la mirada- al filme del creador estadounidense, al que dedica su último libro, Los inadaptados de Tim Burton (Editorial Encuentro), producto de una larga relación con las películas del realizador californiano, que han sido y son motivo de referencias continuas en sus clases y objetivo perseguido para asistir a algún rodaje del creador de la última versión de Alicia en el país de las maravillas.

¿Crees que algún día lo conseguirás?

(Sonríe y aflora a su rostro su fe recurrente). Ahí estoy. He contactado con alguno de sus colaboradores y espero poder cumplir esta ilusión. Comprendo que es difícil, pero yo lo sigo intentando.

¿Desde cuándo data tu deseo de escribir sobre Tim Burton?

Junto con Woody Allen, que también me encanta (con sus alumnos, dirigió el corto Misterioso asesinato en las aulas), son los autores que más cito en mis clases para explicar conceptos de escritura cinematográfica y cómo resuelven ellos sus historias, por ejemplo, las emociones, tan importantes en el lenguaje audiovisual. En esta línea, la de Eduardo Manostijeras, es la caricia más poética que yo he visto en el cine. De cómo un chico con esos apéndices ofrece esa tierna muestra de cariño a su amada después de cortar para ella un trozo de hielo, y la respuesta de ella, llena de alegría, de danzar para él. ¡Maravilloso!

¿Qué resaltarías de la forma de dirigir del creador de Eduardo Manostijeras?

Primeramente, dejar a los actores que aporten lo que crean conveniente para mejorar las escenas, lo que favorece también la comunicación con todo el equipo para conseguir implicar a todos en el proyecto. La improvisación es otro aspecto que promueve en sus rodajes y para lo que, en ocasiones, crea un grupo específico de personas que se dedican a ello. Lo utilizó en sus dos primeros largos Pee-wee’s Big Adventure y Beetlejuice. Cuando rodó Batman se reunió muchas veces con Michael Keaton para retocar cosas. Esto me recuerda que hice un corto con mis alumnos en el que preparamos la estructura y luego íbamos introduciendo variaciones. Lo presentamos a un festival en Estados Unidos y ganamos el primer premio. ¡Vamos, que da sus frutos! Y muchos directores lo hacen. Debido a su trayectoria en dibujos animados, Burton aporta unos conceptos visuales muy interesantes, con un halo mágico increíble, por ejemplo, la paradoja que supone las caricias del protagonista con unas manos tijeras. 

A tu parecer, ¿qué características reúnen sus personajes?

Su aislamiento, que expresa visualmente con esos contrastes extremos en la forma de vestir o de comportarse con la gente “normal”. En buena medida, es reflejo de la infancia triste que tuvo, según cuenta, de sentirse excluido y rechazado, como el personaje de Eduardo Manostijeras que llega feliz al lugar y luego sufre mucho porque experimenta el rechazo de todos. Es la sociedad, contra el monstruo, como le ocurrió a Frankestein. Esta inadaptación se ve también, aunque más tenue, en otras películas, como al principio Big Fish, en la sensación de rechazo del padre por parte de su hijo, porque éste opinaba que su comunicación se ceñía sólo en contar continuas historias absurdas. Con todo y, aunque sufran, sus protagonistas son también entusiastas, como Ed Wood. Al considerarle el peor director de cine de la historia, tenía enormes problemas para encontrar financiación. Sin embargo, tiene muchos momentos en la película de Tim Burton en los que evidencia que era un hombre ilusionado y que ilusionaba a su alrededor, lo que constata el cariño de Burton por el personaje al que sigue en sus afanes por hacer cine y del que testimonia: “Yo creo también muchas veces que estoy haciendo lo mejor del mundo y, en ocasiones, no es así”.

De entre sus películas, dime la que más te gusta, la más “redonda”

Elegiría no una, sino tres: Eduardo Manostijeras, de la que ya he hablado, Ed Wood y Big Fish. Para mí, el primero es el personaje más logrado y el que más y mejor refleja el aislamiento social. Además, Burton pudo trabajar prácticamente sin imposiciones del estudio, con bajo presupuesto y pagando el guión de su bolsillo, con lo que el resultado es muy libre; plasmando lo que él quería decir. Con todo, las otras dos, me gustan también mucho.

A tu juicio, ¿en qué ámbitos ha innovado Tim Burton el lenguaje cinematográfico?

Sin duda, en el stop motion (animación cuadro a cuadro por manivela) ha supuesto un salto cualitativo impresionante. Su look visual te coge enseguida, como ya he referido antes, y funciona muy bien porque tiene mucha fuerza visual, por ejemplo, a la hora de enfrentar la estética gótica expresionista de sus protagonistas con el común social de estilo retro. Por otro lado, consigue historias distintas con personajes inadaptados. Y lo que me parece más importante y difícil: consigue la implicación de todo el equipo para plasmar una misma idea, cuyo resultado son momentos mágicos que transmiten un montón de sensaciones. Es lo que persigue todo director.

Cómo profesor de guión, ¿qué subrayarías de las historias del californiano?

Rubricar lo anterior, porque aunar voluntades es un trabajo arduo, por lo que hay que reconocerle el mérito de lograrlo. Por otro lado, Burton trabaja mucho a sus protagonistas, ya que le importan más sus emociones y sentimientos que las tramas. Por eso, llega muy bien a la gente, pues se siente identificada con la sensibilidad de sus personajes.

¿Qué tiene el padre de Vincent por el que despierta tanto interés cuando estrena su último trabajo?

Creo que nunca defrauda, aunque es verdad que tiene trabajos no tan “redondos” y que son menos personales porque es consciente de las imposiciones de la industria. Con todo, él siempre dice: “Lo que más me entusiasma en la vida es hacer cine”.

Acabamos la entrevista a Javier Figuero con el anuncio de la segunda edición del libro que nos ha reunido (por cierto, con unas magníficas ilustraciones de Mireia García Sanz que darán mucho que hablar), en el que incluirá las películas últimas que han quedado fuera de esta edición y su próxima propuesta, Big eyes, en la que Christoph Waltz y Amy Adams encarnan al matrimonio compuesto por la pintora Margaret Keane y su marido, que hicieron famosos los dibujos de los niños de ojos grandes en los años 50 del pasado siglo. Suculento plato el que nos espera de Burton.

Para los apasionados del guión

La vena escritora no ha empezado con Los inadaptados de Tim  Burton. Anteriormente, Javier Figuero nos había obsequiado con un estupendo manual sobre los conceptos básicos para narrar historias para el cine. Bajo el título, Guión: nociones sobre la escritura audiovisual, nos propone un recorrido completo y con un lenguaje asequible que contenta a especialistas y neófitos en la materia.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
Imprimir artículo Imprimir artículo

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Comenta en Facebook!

Un comentario

  1. […] página web Cinemanet.info  publicó hace unos días una entrevista con Javier Figuero,  autor de Los Inadaptados de Tim Burton.  ¿Qué tiene de especial el director californiano, que […]

Deja un comentario

En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos que los datos de carácter personal que se faciliten y utilicen para escribir un comentario en nuestra web, quedarán incorporados en un fichero de titularidad privada cuyo responsable es la Associació CinemaNet, con domicilio en Calle Clot 187 en Barcelona CP: 08027, con la única finalidad de recibir y publicar sus comentarios.