“Sólo los genios, como Tarantino, pueden llegar al gran público”

03/10/2013

[Enrique Chuvieco. Pantalla 90]

RafaelGordon_CinemaNet_1Recientemente ha presentado su libro Belleza y cenizas, de Huerga y Fierro Editores, junto a dos de sus musas, Ouka Leele e Isabel Ordaz, que hacían lo propio con los suyos. El genio, dice, está en ellas como estaba en Raíces profundas, película en la que aprendió “toda la dignidad y solidaridad para combatir el mal”. Un mal que va más allá, según Gordon, pues, al desconocer hoy el público el lenguaje de la transcendencia, “no hay posibilidad” de comprender a “Bergman, Passolini, Fellini, Viconti, Renoir… porque el espectador no tiene las vivencias anímicas” para conectar con ellos.

En la presentación de Belleza y cenizas, decías que hay libros que cambian el mundo, ¿en qué medida puede hacerlo el tuyo?

Desde luego no en el modo en el que lo han hecho La Iliada, La Biblia o El Corán… A mí Rebelión en la granja y 1984 me posicionaron ideológicamente a favor de la libertad y en contra de los totalitarismos. Espero que los lectores del mío incrementen o descubran la conciencia de la grandeza que suponemos cada uno de nosotros, de estar personalizado en uno mismo, de ser un yo.

¿Cómo llevas eso de ser un creador minoritario de cine y teatro?

La sola idea de ser un autor popular lo consideraría en los últimos 30 años una ofensa y un fracaso personal de mi aportación al arte. Billy Wilder dijo: “Si yo hubiese hecho El apartamento cinco años después, hubiera sido un fracaso, porque la televisión ya había descerebrado al público norteamericano”.

El público actualmente desconoce el lenguaje de la trascendencia. Hoy no habría posibilidad de un Bergman, Passolini, Fellini, Viconti, Renoir… porque el espectador no tiene las vivencias anímicas para entenderlos. De ahí que solamente a los genios, como Tarantino, puedan llegar a un gran público utilizando una expresión dramática donde se combinan las realidades más prosaicas con el mensaje  más inteligente. Por ejemplo, en Malditos bastardos crea grandes posibilidades dramáticas al colocar a Hitler en un teatro francés, en el que puede ser objeto de un atentado.

¿Qué prefieres el cine o el teatro?casablanca_cinemanet_2

Entre uno y otro no hago ninguna diferencia. En ambos intento hacer emoción y verosimilitud. Si me dan a elegir entre O’Neill o Ford, digo que es lo mismo. Es más la “number one” de las películas, Casablanca, es una obra de teatro.

¿Cómo valoras el momento actual del cine español?

Inmejorable, técnicamente, pero nulo a nivel de expresión dramática, Al competir con el cine americano, tiene que dejarse toda la autoría para ser convencional, por ejemplo, las cuatro películas que se presentan a los Oscar. Es un cine hecho con planteamientos industriales, porque son las televisiones quienes marcan las pautas al producirlas. Sucede también con la pintura; los galeristas son los que crean al pintor. No obstante, hay un cine olvidado por el sistema y por la crítica que es directo, sincero, emotivo y con gran sentido dramático, por ejemplo, Los días no vividos, de Cortés Cavanillas.

Por favor, precisa más el concepto de convencional

Me refiero a que siempre abordan temas parecidos: Guerra civil, feminismo, orientación sexual, inmigración, adolescencia ante el sexo y problemas de pareja. Es difícil encontrar una película que salga fuera de estos planteamientos.

Según has manifestado, aprendiste dignidad a borbotones con “Raíces profundas”, de George Stevens. raices profundas_cinemanet_1

Él considera el cine como un elemento socializador y realiza esas obras cumbres –reconocidas por los más grandes directores-, como son Raíces profundas, Un lugar en el sol, Gigante, El diario de Ana Frank o La historia jamás contada.

Con Raíces profundas, sentí –y continúo viéndola año tras año- y percibí todo lo que entiendo de dignidad y solidaridad humana. En ella siempre encuentro la verdad insoslayable contra el Mal.

¿Qué películas te han hecho mejor persona?

Además de la anterior, Ladrón de bicicletas, La quimera del oro, La diligencia, El ángel exterminador, Barbarroja, Mi tío, Calabuig.

Hay películas que contienen el modo de ser  de un país. Por ejemplo, en Mi tío, se vuelca toda la idiosincrasia francesa, del mismo modo que Dalí ejemplifica la española.

¿Por qué te ensimismaste con Teresa de Jesús y la reina Isabel la Católica para dedicarles sendos filmes?

Teresa de Jesús es el tipo de personaje que Dios manda cuando perdemos el norte. Ella es el referente humano de qué percibe un hombre sobre el sentido de la vida, la eternidad, la divinidad. Ella vino a mi –parece una pedantería- a través de la frase: “Ningún humano tiene la audacia de una hormiga”. Me pareció tan excepcional que no paré hasta regalarme su universo. Ella es aire, conocimiento, alimento y, sobre todo, libertad para ser más grandes.

Cinemanet_la reina isabel en persona_1En cuanto a la reina Isabel, tengo la teoría de que el arte debe reducir la crueldad y el odio. Ella es un anatema dentro y fuera de nuestro país, porque está extendida la opinión de que es la reencarnación del Mal; pero, cuando entras en su mundo, sorprende que es la reencarnación del Bien. Todos los prodigios que creó: la construcción de Europa, la unificación de España, el descubrimiento de América… es obra suya; y todo lo que se la puede denostar, como la expulsión de los judíos, la Inquisición, es ajena a ella; fueron fichas de Dominó que empezaron cayendo en otros países de Europa y llegaron hasta aquí. Necesitaba reivindicarla para que dejáramos de odiar a un ser tan excepcional.

Por cierto, ¿qué te parece la serie de televisión?

He visto detenidamente los primeros capítulos y queda muy bien reflejada la trama shakesperiana, conspirativa. Me parece muy correcta. No veré, de momento, la segunda parte porque creo que su personaje estallará y no lo podría aguantar: es un personaje que considero de mi familia.

¿Nos puedes hablar de tus proyectos?

Estoy trabajando en el monólogo de un creyente, Soren Kierkegaard, para el teatro. Es el personaje más hipermoderno que conozco. En  cuanto a cine, tengo un personaje y un escenario, pero es muy duro cuando tienes que trabajar solitariamente y tienes tantos años. Se llama Tabula rasa.  Es la historia de una mujer de clase alta que cae en la miseria, donde encuentra la grandeza de su propia autoestima. Por supuesto, sería también con Isabel Ordaz.

RafaelGordon_Cinemanet_3


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
Imprimir artículo Imprimir artículo

Etiquetas: , , , ,

Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Comenta en Facebook!

Deja un comentario

En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos que los datos de carácter personal que se faciliten y utilicen para escribir un comentario en nuestra web, quedarán incorporados en un fichero de titularidad privada cuyo responsable es la Associació CinemaNet, con domicilio en Calle Clot 187 en Barcelona CP: 08027, con la única finalidad de recibir y publicar sus comentarios.