¿Qué nos queda?

05/03/2014

Drama familiar bien interpretado que plantea peliagudos conflictos morales, residiendo en estos puntos su mejor baza. Sin estridencias, como un reflejo de la familia media de nuestros tiempos, por momentos puede producir identificación en el espectador. Aun así, su falta de mordiente y su discutible ambigüedad respecto a temas como la infidelidad en determinadas circunstancias ensombrecen el elogio que hace a la unidad familiar.


que_nos_queda_cinemanet_cartel1

ESTRENO

Título original: Was bleibt.
Dirección: Hans-Christian Schmid.
País: Alemania.
Año: 2012.
Duración: 88 min.
Género: Drama.
Interpretación: Lars Eidinger (Marko Heidtmann), Corinna Harfouch (Gitte), Sebastian Zimmler (Jakob), Ernst Stotzner (Günter), Picco Von Groote (Ella), Egon Merten (Zowie), Birge Schade (Susanne), Eva Meckbach (Tine).
Guión: Bernd Lange.
Producción: Britta Knöller y Hans-Christian Chmid.
Música: The Notwist.
Fotografía: Bogumil Godfrejow.
Montaje: Hansjörg Weissbrich.
Diseño de producción: Christian M. Goldbeck.
Vestuario: Lisy Christl.
Distribuidora: Abordar Distribución – Casa de Películas.
Estreno en Alemania: 6 Septiembre 2012.
Estreno en España: 28 Febrero 2014.


SINOPSIS

Marko es un treintañero que acaba de publicar su primer libro. Reside en Berlín desde sus días de Universidad, alejado del estilo de vida de sus padres. Su relación con ellos se limita a visitarlos una o dos veces al año, principalmente para darles la oportunidad de pasar unos días con su nieto. Sus esperanzas de pasar un tranquilo fin de semana con su familia se desvanecen cuando su madre, que ha sido mentalmente inestable desde que Marko era un niño, les comunica que ha dejado el tratamiento que comenzó a tomar años atrás, lo que desencadenará reacciones contrapuestas entre ellos. Secretos hasta entonces escondidos saldrán a la luz alterando el equilibrio de la familia.


¡Debate esta película en nuestros foros!


CRÍTICAS

[Mª Ángeles Almacellas – CinemaNet]

Marko Heidtmann es un treintañero recién separado de su mujer. Vive en Berlín desde sus tiempos de Universidad y apenas visita a sus padres una o dos veces al año. En esta ocasión, va, con su hijo, a pasar un fin de semana a la casa familiar, donde coincidirá también con su hermano Jacob y la novia de éste.

Günter, su padre, le confiesa que acaba de vender la editorial porque ya no es negocio, y que está ilusionado con escribir un libro importante, lo cual le supone un largo e inminente viaje para documentarse. No permite que su esposa vaya con él, así que va a dejarla sola en la casa. Gitte, la madre, que ha sufrido trastornos mentales mal diagnosticados desde que sus hijos eran pequeños, les comunica que desde hace tres meses ha dejado de tomar la medicación, porque quiere ser ella misma y no ver la vida como si fuera un mero espectador. Jacob no puede mantener su consultorio pues no tiene pacientes y no puede afrontar las hipotecas. Su novia está indecisa y no tiene claro su futuro junto a Jacob. En medio de todas esas tensiones contenidas, el pequeño Zowie se esconde permanentemente tras la máscara de carnaval que ya llevaba en Berlín, mientras sus padres discutían. Todo un simbolismo de lo que ha venido siendo la vida de esa familia: cada uno aislándose de los demás. La situación se complica hasta el punto de dejar dolorosamente patente la fragilidad de las relaciones entre los miembros de la familia. En ese punto, también Zowie se desprende ya de su máscara.

que_nos_queda_cinemanet_1

Es indudable que los miembros de la familia Heidtmann se quieren unos a otros, el padre se ha preocupado de labrarse un patrimonio para dejar a sus hijos una situación acomodada, la madre se ha entregado al cuidado de la familia, a pesar de su enfermedad, Marko y Jacob son buenas personas. Pero, propiamente, nunca han creado entre ellos un auténtico encuentro personal. Han vivido juntos y se han cuidado, pero no han creado encuentro. Por eso no ha habido un clima de confianza y sinceridad. Cada uno se ha movido en el ámbito limitado de sí mismo y, desde ese espacio sellado, han tendido algún nexo de relación con los demás, aunque superficial y frágil, sencillamente convencional. Han dado, pero no se han dado; han “cumplido” con sus deberes familiares, pero no se han entregado con amor generoso e incondicional. El resultado ha sido que sus relaciones, también las nuevas que han creado Marko y Jacob, adolecen de falta de solidez y autenticidad. Todos sufren por ello y, faltos de un apoyo afectivo firme, se sienten  inestables y desvalidos. El precio del egoísmo y la cicatería en la entrega personal es, ineludiblemente, el vacío de la soledad. Unos y otros se lamentan, se hacen reproches, aunque con poca energía, aceptando pasivamente lo que la vida les depare. Günter parece querer huir hacia adelante, aunque sin cambiar de actitud —“También yo tengo derecho”, exclama—, lo cual no ofrece buenas perspectivas tampoco.

Gitte da la clave de comprensión de la situación familiar cuando dice que no quiere seguir siendo tratada “como un mueble”. Esta es la verdadera relación entre ellos, como “objetos”. Muy preciados, valiosos sin duda, pero solo eso, “objetos”, no personas con las que se entra en relación de intimidad.

La película es lenta, como corresponde a un estado de ánimo desconcertado, a grandes espacios de vacío y soledad, a un sufrimiento sordo, monótono, habitual. La cámara lo va expresando en un silencio pausado, elocuente, casi doloroso. Los personajes están muy bien trazados y el espectador los siente cercanos y hasta, en algún punto, se puede identificar con algunas de sus actitudes. No hay malos y buenos, víctimas ni verdugos, es un cuadro plástico de una familia europea de nuestro tiempo, como tantas hay, un poco a la deriva. No es una tragedia, solo un pequeño drama, sin estridencias, tan lento y suavemente amargo, que nos resulta familiar por la realidad de nuestro entorno.

que_nos_queda_cinemanet_2


[Jerónimo José Martín – COPE]

Poco después de separarse de su esposa Tine (Eva Meckbach), el treintañero Marko (Lars Eidinger) publica su primer libro. Reside en Berlín desde la Universidad, alejado del estilo de vida burgués de sus padres Gitte (Corinna Harfouch) y Günter (Ernst Stotzner), a los que sólo visita una o dos veces al año, sobre todo para que puedan pasar unos días con su nieto Zowie (Egon Merten). Sus esperanzas de disfrutar de un tranquilo fin de semana navideño con su familia se desvanecen cuando su madre —que es maníaco-depresiva desde que Marko era un niño— les comunica que lleva tres meses sin tomar su medicación. La noticia desencadena reacciones contrapuestas en los miembros de la familia de Marko, especialmente en su hermano Jakob (Sebastian Zimmler), que se distancia de pronto de su novia Ella (Picco Von Groote).

Este dramón familiar del bávaro Hans-Christian Schmid (“23”, “Réquiem (El exorcismo de Micaela)”, “Storm”) se deja ver gracias a los peliagudos conflictos morales que plantea y a las correctas interpretaciones del sólido reparto. Pero casi nunca consigue conmover al espectador por la falta de mordiente y el exceso de teatralidad del guión de Bernd Lange, que además culmina de una manera demasiado abierta y ambigua, elogiosa por un lado de la unidad familiar, pero complaciente por otro con la infidelidad conyugal en ciertas circunstancias. Eso sí, nunca desdramatiza el desafío ético del sufrimiento ni las nocivas consecuencias de la separación conyugal en los hijos.



¡Debate esta película en nuestros foros!


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
Imprimir artículo Imprimir artículo

Etiquetas: , , , ,

Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Comenta en Facebook!

Deja un comentario

En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos que los datos de carácter personal que se faciliten y utilicen para escribir un comentario en nuestra web, quedarán incorporados en un fichero de titularidad privada cuyo responsable es la Associació CinemaNet, con domicilio en Calle Clot 187 en Barcelona CP: 08027, con la única finalidad de recibir y publicar sus comentarios.