El Hobbit: la batalla de los cinco ejércitos

01/01/2015

De la mano de Peter Jackson llega El Hobbit: la batalla de los cinco ejércitos, última película de la trilogía basada en la novela El Hobbit de J.R.R.Tolkien. La adaptación supone el fin de las aventuras de Bilbo Bolsón, Thorin Escudo de Roble y la Compañía de los Enanos, que culminan con una gran batalla entre orcos, humanos, enanos y hombres; además del dragón Smaug.


porta

ESTRENO RECOMENDADO POR CINEMANET

Título Original: The Hobbit: The Battle of the five armies
Año: 2014
País: Estados Unidos
Género: Fantasía, aventuras, acción
Dirección: Peter Jackson
Intérpretes: Martin Freman, Ian McKellen, Richard Armitage, Orlando Bloom, Evangeline Lilly, Luke Evans, James Nesbitt, Aidan Turner, Cate Blanchett, Benedct Cumberbatch
Guión: Philippa Boyens, Peter Jackson, Fran Walsh, Guillermo del Toro (basado en una novela de J.R.R. Tolkien)
Música: Howard Shore
Fotografía: Andrew Lesnie
Duración: 114 min.
Estreno en España: 17 de diciembre de 2014


SINOPSIS

Cuando reclamaron su patria al dragón Smaug, la Compañía desató sin querer una fuerza malvada en el mundo. Furioso, Smaug descarga llamaradas de ira sobre los habitantes indefensos de Ciudad del Lago. Thorin, consumido por la obsesión de reclamar su tesoro, sacrifica la amistad y el honor mientras los frenéticos intentos de Bilbo por hacerle entrar en razón llevan al hobbit a tomar una decisión arriesgada y peligrosa; pero las amenazas que les esperan son aún mayores. Sauron, el mayor adversario de todos, ha enviado legiones de orcos a un ataque furtivo en la Montaña Solitaria sin que nadie se entere, salvo el mago Gandalf. A medida que el mal se cierne sobre su creciente conflicto, las razas de los enanos, los elfos y los hombres tienen que decidir si aúnan sus fuerzas o se abandonan a la destrucción. De repente, Bilbo tiene que luchar por su vida y la de sus amigos en la épica batalla de los cinco ejércitos, mientras el futuro de la Tierra Media pende de un hilo.


¡Debate esta película en nuestros foros!


CRÍTICAS

[Julio R. Chico – Colaborador de CinemaNet]

En busca de la humanidad perdida

La aventura de Bilbo Bolsón lejos de Tierra Media ha llegado a su fin. Sabemos, sin embargo, que la guerra contra Sauron continuará y que Frodo será el nuevo héroe, con permiso de Sam. Pero antes, Peter Jackson nos presenta la parte final de esa batalla contra el dragón Smaug y los orcos, que había dejado inconclusa. Una frágil alianza entre enanos, elfos y hombres encuentra en el hobbit y en Gandalf el punto de unión que necesitan para salir victoriosos. En “El hobbit: La batalla de los cinco ejércitos” todo es grande… salvo los enanos, todo es fantasioso… salvo el mensaje, todo es épico… salvo alguna historia de amor y amistad. Es un cuento que J.R.R. Tolkien escribió para sus hijos y que Jackson llevó a la pantalla para sus fans. A nadie se nos escapa el carácter industrial de la saga, estirada más allá de lo permisible, ni tampoco el esquematismo de los personajes y situaciones. Y, sin embargo, es un digno colofón a la gesta más grande contada por el cine del siglo XXI.

La película consigue entretener y también dejar unos valores que puedan ser aceptados por cualquier espectador: solidaridad, lealtad, responsabilidad, riqueza en la diferencia, honor, amor… y otros rasgos muy enraizados en la naturaleza del hombre. Pero también encontramos ambición, orgullo, debilidad, desconfianza, engaño, suficiencia… cualidades presentes en la misma condición humana. Lo humano está presente tanto en los enanos valientes y tercos, como en los elfos elegantes y racionales o en los mismos hombres más pasionales y familiares. Y, cómo no, en ese mago capaz de intervenir con la chispa de su ingenio y de su altura de miras, o en ese hobbit sensato y acostumbrado a no despegarse de la realidad del suelo. Incluso podríamos decir que el espectador se identifica, sobre todo, con ese habitante de Tierra Media… que estima el hogar por encima del oro de la Montaña Solitaria.

El hobbit:la batalla de los cinco ejércitos|Cinemanet

En esa Montaña unos encuentran el oro mientras pierden la cabeza, otros hallan las raíces que les entroncan con la tradición de sus antepasados, y otros ven en ella la posibilidad para rehacer su vida en una nueva Ciudad del Lago. La piedra de la discordia podría unirles, pero otra fuerza mayor empuja desde lo más interior… y ahí entra en acción nuestro héroe. En su discreción, Bilbo esconde sus bazas, y piensa y actúa en conciencia, como amigo que sabe enfrentarse al error, como responsable de una misión que le trasciende. Pero Bilbo es una persona normal, no un líder ni un guerrero, y tampoco tiene especiales dotes de fuerza o inteligencia. Es como nosotros, un individuo de a pie pero capaz de corresponder a un amigo… aunque esté equivocado, de no pensar en sí mismo… aunque se juegue la vida yendo a avisar de la emboscada a los enanos, de desprenderse de su doceava parte… si se evita la sangre. Y es que, para Tolkien-Jackson, gente como Bilbo-Frodo son los que sacan adelante el mundo y en los que hay que confiar.

Por otra parte, nada cambia en esta cinta respecto a las anteriores entregas, y quizá eso sea bueno… porque se trata de un buen trabajo que no hay que traicionar: los preciosos parajes de Nueva Zelanda rivalizan con unos decorados de película, los movimientos de cámara van al unísono de una banda sonora envolvente y eficaz, los personajes se reparten protagonismo y están en todo momento a merced de la historia, y una pequeña dosis de amor y otra de lealtad suavizan tanta violencia y sangre como se derrama. Todo sucede lejos de Tierra Media, porque allí no hay más aventura que la vida ordinaria. A lo sumo, a los trece meses de su desaparición se hace la subasta de los bienes de algún vecino que se dé por muerto, y entonces aquello es un espectáculo… pacífico, porque sus habitantes juegan y ríen, se sientan en el sillón y fuman una pipa, conversan e invitan a merendar a los que llegan sin avisar. La suya es una buena vida, centrada y con la cabeza bien amueblada, y por eso están en condiciones de salir fuera y convertirse en héroes, en salvadores de una humanidad perdida.


[Guillermo Altarriba – Diario El Prisma]

“La Batalla de los Cinco Ejércitos” continúa la función justo donde la dejó la entrega anterior, “La Desolación de Smaug”. Los enanos de Thorin Escudo de Roble, acompañados por Bilbo Bolsón, han recuperado el reino de Erebor pero también han despertado al dragón Smaug, que vuela enfurecido hacia la Ciudad del Lago. Al mismo tiempo, Gandalf sigue encerrado en la fortaleza del Nigromante y legiones de orcos, elfos y enanos marchan hacia la montaña solitaria.

En una escena que puede verse en el tráiler de la película, Thorin se gira hacia sus compañeros y les dice: “Sé que no tengo ningún derecho a pediros esto pero ¿me seguiríais una última vez?”. Toda una declaración de intenciones al espectador por parte de Peter Jackson, director de una cinta que se mantiene al nivel de las dos partes anteriores de la trilogía y que, precisamente por eso, no llega ni a rozar la excelencia.

El hobbit: la batalla de los cinco ejércitos|CinemNet

Para que no se malinterprete, el lastre principal de “La Batalla de los Cinco Ejércitos” no está en la propia película, sino en el hándicap que supone la trilogía original. Aunque ya esté muy dicho, es necesario recordarlo: “El Hobbit” no es “El Señor de los Anillos”. El problema es que Peter Jackson ha intentado que lo sea, ha buscado el tono y la grandiosidad de esas primeras películas, pero el material de partida para este segundo viaje a la Tierra Media, un cuento infantil de Tolkien, no da ni para la profundidad de trasfondo ni para la épica del viaje de Frodo, Aragorn y demás.

Dicho esto, “La Batalla de los Cinco Ejércitos” cumple su función de entretenimiento más que digno: las dos horas y media de metraje se pasan en un suspiro. Más allá de que la película es casi un clímax constante en el que los cinco ejércitos del título luchan por Erebor, hay también espacio para momentos que brillan y que nos recuerdan que lo que estamos viendo, al fin y al cabo, también ha salido de la pluma de Tolkien. El proceso moral de Thorin o el encuentro entre Bilbo y Gandalf son tanto o más importantes que las acrobacias de Legolas o los ejércitos marchando.

Como conclusión, por más que, en perspectiva, ni esta ni las anteriores de la trilogía sean películas excelentes ni llenas de contenido para reflexionar, la cinta cumple su función de poner el broche al ciclo sobre la Tierra Media. La ambientación, los personajes y una banda sonora destacable de Howard Shore consiguen reforzar esta sensación. Como apunte para la nostalgia, la secuencia final y los títulos de crédito prácticamente nos lanzan de cabeza a querer volver a ver “El Señor de los Anillos”.



¡Debate esta película en nuestros foros!


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
Imprimir artículo Imprimir artículo

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Comenta en Facebook!

Deja un comentario

En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos que los datos de carácter personal que se faciliten y utilicen para escribir un comentario en nuestra web, quedarán incorporados en un fichero de titularidad privada cuyo responsable es la Associació CinemaNet, con domicilio en Calle Clot 187 en Barcelona CP: 08027, con la única finalidad de recibir y publicar sus comentarios.