Ghadi

29/07/2015

Ghadi es una pequeña perla oriental. Opera prima de Amin Dora ha representado a Líbano en los Oscar del 2014 a la Mejor Película Extranjera, aunque luego no fue nominada. Esta oda a las personas con discapacidad, en su simplicidad, es toda una invitación a ser buena gente. Narrada como un cuento oriental con sus ingenuidades, exageraciones e inverosimilitudes toca al espectador, no solo haciéndole sonreír, sino recobrándolo para la dulzura y bondad.


ESTRENO RECOMENDADO POR CINEMANET

Título Original: Ghadi 
Dirección: Amin Dora
País: Líbano.
Año: 2013
Duración: 100 min
Género: Drama, Comedia.
Interpretación: Georges Khabbaz, Lara Rain, Emmanuel Khairallah
Guión: Georges Khabbaz
Fotografía: Karim Ghorayeb
Música: Najib Mishlawi
Estreno en España: 31 de julio 2015


SINOPSIS

En un pequeño barrio de un tradicional pueblo costero libanés, Leba, un profesor de música muy querido por sus vecinos, se casa con Lara su novia de toda la vida. Después de tener dos bonitas hijas, Yara y Sarah, nace su hijo Ghadi, para alegría de su familia, amigos y compañeros de trabajo.

Pero Ghadi nace con Síndrome de Down y pasa la mayor parte del tiempo en la ventana de su casa emitiendo fuertes sonidos que intentan imitar los cantos de su padre. Como no comprenden este síndrome, y además tienen que sufrir los gritos, los vecinos empiezan a considerar al niño como un demonio y deciden confabularse para echarle del pueblo. Leba no quiere enviar a su hijo a una institución lejos de casa, así que, con la ayuda de sus amigos, inventan una fórmula para convencer a los vecinos y que cambien de idea. La solución es conmovedora, genial y liberadora.


¡Debate esta película en nuestros foros!


[Peio Sánchez – Colaborador de CinemaNet]

Ghadi es una pequeña perla oriental. Opera prima de Amin Dora ha representado a Líbano en los Oscar del 2014 a la Mejor Película Extranjera, aunque luego no fue nominada. Esta oda a las personas con discapacidad, en su simplicidad, es toda una invitación a ser buena gente. Narrada como un cuento oriental con sus ingenuidades, exageraciones e inverosimilitudes toca al espectador, no solo haciéndole sonreír, sino recobrándolo para la dulzura y bondad.

En El Mshakkal, un barrio de un pueblo libanés vive Leba, un maestro, artista silencioso, que logró superar el tartamudeo, y que se ha se casado con la bella Dora, a pesar de la dura competencia de Gerard, el chico guapo y ambicioso del lugar. Sus gentes variopintas se pueden colocar en diferentes grados entre la generosidad y la mezquindad. Una novedad irrumpe en el barrio, por fin nace el tercer hijo de la pareja, en este caso un chico, aunque tiene síndrome de Down. Contó asumir le decisión pero el matrimonio y sus dos hijas lo experimentan como un regalo para la familia. No pasa lo mismo con los vecinos, los gritos de Ghadi, normalmente sentado en la ventana de su casa, vuelven locos a todos, que terminan por ver en él una especie de maldición. Llega el momento en que se conjuran para lograr el internamiento de Ghadi. Sin embargo, Leba, el padre-maestro, tiene un plan. ¿Y si su hijo fuera verdaderamente un ángel? Con esta misión se forma una extraña compañía, Karkar el tonto del pueblo , Lello un homosexual peluquero y un negro emigrante que no termina de ser aceptado.

La galería de personajes funcionan como estereotipos, aunque Amin Dora logra darles cierta personalidad: el barbero usurero, el comerciante aprovechado, la prostituta, el aspirante a político o la soltera amargada. Su comportamiento da juego para introducir el humor en las señas de lo cotidiano. La presencia de Ghadi, con sus gritos día y noche, saca a relucir la mediocridad que margina a los diferentes por su discapacidad. Parábola de la discriminación. Pero la mentira del padre viene en auxilio del pequeño Ghadi. El pueblo crédulo comienza a ver en él un ángel, que misteriosamente realiza milagros. Aunque éstos de vez en cuando necesitan un empujón.

El ambiente religioso rodea la vida de la gente de El Mshakkal, se reúnen en la iglesia para murmurar, hacen poco caso del cura aunque siempre tienen a Dios en su boca. Y además llevan en su código genético una cierta tendencia a la superstición.
Más allá de la comedia, la moraleja apunta a que todos somos discapacitados por uno u otro motivo. Ésta es una poderosa razón para aceptar las limitaciones de los otros. Además, a pesar de todo, hemos de contar con los ángeles que pueden visitarnos. Probablemente de forma sorprendente, los reconocemos porque sus alas son de cartón, sus cantos están grabados y su rostro tiene los rasgos del síndrome de Down.

Resumiendo, cuando aparece el distinto y el débil emerge lo mejor de los seres humanos. Los mezquinos se hacen bienaventurados y hasta puede ser que los ángeles sean mediadores de lo sobrenatural.

Desde el punto de vista espiritual resuena toda vida en su dignidad trascendente, los milagros que sacan lo extraordinario de cada persona, las acción divina en las mediaciones humanas, la alianza de los pequeños que cambia el mundo y la gracia de la conversión desde el fondo inocente de cada ser humano.

Indicada como antídoto para pesimistas y como inyección de optimismo para los discapacitados del mundo, entre los que probablemente también te encuentras tú, amable lector.


¡Debate esta película en nuestros foros!


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
Imprimir artículo Imprimir artículo

Etiquetas: , , , ,

Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Comenta en Facebook!

Un comentario

Deja un comentario

En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos que los datos de carácter personal que se faciliten y utilicen para escribir un comentario en nuestra web, quedarán incorporados en un fichero de titularidad privada cuyo responsable es la Associació CinemaNet, con domicilio en Calle Clot 187 en Barcelona CP: 08027, con la única finalidad de recibir y publicar sus comentarios.