Oscar 2016: la Iglesia y lo espiritual en el punto de mira

29/02/2016

Los Oscar son un punto crítico de la industria de Hollywood y del cine en general, y la relevancia de los temas tratados por cintas como “Spotlight” o “El renacido” hace que la Iglesia y las cuestiones espirituales salten a la palestra.

[Peio Sánchez. Colaborador de CinemaNet]

Que “Spotlight” de Thomas McCarthy alcance los premios a Mejor Película y Mejor Guion Original supone colocar nuevamente la denuncia de la pederastia en el centro de la crítica a la Iglesia. El film, extraordinariamente bien narrado, es en primera instancia un elogio al periodismo de investigación y su tarea en la búsqueda de la verdad. En el centro de la denuncia se sitúan los mecanismos de ocultamiento, que en defensa de su imagen, realizó la Iglesia de Boston en connivencia con una sociedad que defendía su status quo.

Para los católicos, lo más doloroso de los hechos que presenta “Spotlight” es el abandono de Evangelio, que defiende la atención preferente a las víctimas, frente a los intereses de una institución que se protege a sí misma. Es cierto que los protagonistas ocultos de la pederastia se sitúan preferentemente en el entorno familiar de las víctimas. También es cierto que es una manipulación informativa, que no es de recibo, endosar a los creyentes y al mismo a Dios la pederastia. Pero la película muestra con objetividad la pesquisa, llena de obstáculos y encubridores, de unos periodistas que tratan de  denunciar la situación de las víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes.

CinemaNet Spotlight periodismo Michael Keaton

Ante “Spotlight” y su repercusión social, lo urgente para los creyentes, es reconocer en qué medida, puede haber formas de funcionar de la iglesia que retienen el Evangelio. Por qué dónde se espera la bondad y la acogida se cobija el mal, y la santidad crece junto al pecado. “Spotlight” puede ser usada como arma arrojadiza contra la iglesia pero también recuerda las palabras de Jesús “guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía. Nada hay encubierto que no haya de ser descubierto ni oculto que no haya de saberse” (Lc 12, 1-2).

“El renacido” y Alejandro González Iñárritu también sigue la pista a la pregunta por Dios. El director, guionista y compositor mexicano por segundo año consecutivo, en el 2015 fue con “Birdman”, gana su cuarta estatuilla. Su película, enmarcada por una puesta en escena magistral y una actuación de DiCaprio también oscarizada, es una reflexión sobre el origen de la violencia. El relato, basado en un referente real, cuenta el camino de supervivencia y venganza del explorador Hugh Glass que participa junto a su hijo mestizo Hawk en una expedición de tramperos que recolecta pieles y donde las circunstancias le conducen a perseguir a un compañero asesino.

La naturaleza bella y salvaje, los seres humanos que agresivamente luchan por sobrevivir y se enfrentan, la traición y la venganza muestran la condición ambigua en la que existimos. Nuevamente Iñárritu, como ya hizo en “21 gramos” o “Babel”, se pregunta por la presencia de Dios. Lástima que haya proyectado la justicia humana sobre el nombre de Dios al que al final se le involucra en la violencia humana y sella el deseo de venganza con el marchamo de la justicia divina. Trágico este Dios de Iñárritu pero sugerentes y brutalmente explícita la reflexión sobre la tendencia a derramar sangre de la humanidad.

CinemaNet El renacido oscar dicaprio

En esta misma línea hay que situar “El hijo de Saúl”, el Oscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa. El director húngaro László Nemes nos desciende al infierno de campo de concentración de Auschwitz. Saúl es un miembro de los Sonderkommando judíos encargados de limpiar las cámaras de gas tras las ejecuciones. Pegada la cámara a su nuca asistimos a las distintas tareas que estos desgraciados, que han de limpiar los restos de sus compañeros asesinados en masa. Pero la mirada del director deja en un doloroso segundo plano (desenfoques, gritos, fuera de campo) el holocausto para presentarnos a este muerto superviviente cuyo único objetivo es enterrar, según el rito judío, a un joven que adopta como su hijo. En medio del aplastamiento del mal Saúl, busca como nuevo Job, recobrar, aunque sea en una sola y última bocanada de aire, su dignidad. La teodicea radical nuevamente. Y allí una insignificante y leve apenas esperanza. Rotunda mirada a la noche a la luz de un rescoldo.

La actriz Brie Larson, que ya nos asombró con “Las vidas de Grace” se lleva el Oscar por su interpretación de una joven madre secuestrada y sistemáticamente violada. “La habitación” de  Lenny Abrahamson pese a la dureza es un canto a la maternidad salvadora y a la filiación agradecida. En medio del secuestro de la libertad en una habitación-cobertizo, madre e hijo sobreviven a la humillación, apoyándose mutuamente. El film aparentemente claustrofóbico se abre a un proceso de los personajes punteado por sorpresas y por la indagación interior. Una reivindicación de la fuerza de la vida que vence las circunstancias más difíciles. Donde la resistencia siempre necesita el rostro del otro.

“El puente de los espías” de Steven Spielberg se lleva el Oscar al Mejor Actor Secundario en el actor Mark Rylance. Interpreta genialmente a un espía ruso detenido en EEUU durante la Guerra Fría y defendido por James Donovan (Tom Hanks), un abogado de Brooklyn que se ve involucrado en las luchas políticas entre el bloque occidental y el soviético. Donde los dos protagonistas quedan por encima de los sistemas y dignidad del encuentro tiene su base en el reconocimiento del otro, aunque sea calificado de enemigo.

CinemaNet La chica danesa transexual

Una película de Tom Hooper (“Los miserables”, “El discurso de rey”) accede de nuevo a los Oscar. En este caso a la mejor actriz de reparto para Alicia Vikander por su emocional representación de Gerda, una pintora sueca que se casa con el pintor paisajista Einar Wegener, que se terminará cambiando de identidad sexual. Gerda acompañará el proceso de su esposo hasta convertirse en Lili Elbe. Un extraño y sorprendente biopic con una historia de amor y fidelidad en identidades revueltas.

Como era de esperar “Del revés” de la factoría Disney Pixar se ha llevado la estatuilla de animación. Aclamada por crítica y público realiza una inmersión en la psicología de las emociones destinada tanto a los más pequeños como a los mayores. Alegría, Asco, Miedo, Ira y Tristeza guían la vida de la pequeña Riley. Con ellas deberá enfrentar los recuerdos, la imaginación, las relaciones e incluso el duelo. Interesante indagación antropológica que resalta el valor de los sentimientos pero tiende a relativizar las creencias y la dimensión espiritual. En la marca Disney vende psicología pero apunta al reduccionismo.

Dejamos para el final “Mad Max: Furia en la carretera” que ha recolectado 6 Oscar, entre ellos Mejor Montaje. En fidelidad a la saga a la que pertenece está destinada al público al que gusta la acción y las innumerables persecuciones. Pero también en ella está la historia de redención de Max y la impronta de la esperanza en los personajes femeninos. La aventura fantástica al servicio de la lucha contra una especie de Estado Islámico. Interesante reconocimiento.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
Imprimir artículo Imprimir artículo

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Comenta en Facebook!

Deja un comentario

En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos que los datos de carácter personal que se faciliten y utilicen para escribir un comentario en nuestra web, quedarán incorporados en un fichero de titularidad privada cuyo responsable es la Associació CinemaNet, con domicilio en Calle Clot 187 en Barcelona CP: 08027, con la única finalidad de recibir y publicar sus comentarios.