Brooklyn

10/03/2016

Os presentamos un melodrama de aire clásico, muy bien elaborado, sobre las peripecias de una ingenua joven que se ve obligada a emigrar desde un pueblecito irlandés hasta Estados Unidos a mediados del siglo XX.


cinemanet | brooklyn

ESTRENO RECOMENDADO POR CINEMANET

Título Original: Brooklyn
Dirección: John Crowley
País: Irlanda
Año: 2015
Duración: 111 min.
Género: drama
Interpretación: Saoirse Ronan, Emory Cohen, Domhnall Gleeson, Julie Walters, Jim Broadbent,Michael Zegen, Mary O’Driscoll, Eileen O’Higgins, Emily Bett Rickards, Paulino Nunes, Eve Macklin, Maeve McGrath, Jenn Murray, Aine Ni Mhuiri, Nora-Jane Noone
Guión: Nick Hornby (Novela: Colm Toibin)
Producción: Wildgaze Films / Parallel Film Productions / Irish Film Board / Item 7
Música: Michael Brook
Fotografía: Yves Bélanger
Distribuidora: Twentieth Century Fox
Estreno en España: 26 de febrero de 2016


SINOPSIS

En los años 50, Eilis, una joven e inocente chica irlandesa se va a Nueva York en busca de una nueva vida, ante las pobres expectativas de futuro que le depara su pueblo natal. Cuando ya ha encontrado la estabilidad en Brooklyn, un suceso familiar hará que vuelva a su tierra. Allí verá tambalearse su mundo incipiente y tendrá que poner en juego su libertad.


¡Debate esta película en nuestros foros!


CRÍTICAS

[Sara Ariño. Colaboradora de Cinemanet]

Se trata éste de un melodrama de factura clásica, sencillo en su planteamiento y cuyo desarrollo fluye sin estridencias, aunque hay que reconocer que hay en él algún giro de guión un tanto forzado. Trata sobre una joven irlandesa cuyo porvenir en su patria, sin estudios, sin novio y sin trabajo, es más bien negro, que emigra a Estados Unidos en los años 50 del siglo XX, instalándose en Brooklyn, hasta que un hecho fatídico la obliga a volver a Irlanda.

A lo largo de la película, vemos la transformación de su protagonista absoluta – rara es la secuencia en la que no aparezca Saoirse Ronan, inconmesurable en su papel, con esa mirada tan limpia y transparente, que parece iluminarlo todo  – desde que es una jovencita de pueblo que jamás ha salido de él hasta que se convierte en una elegante mujer capaz de causar la admiración de todos cuando vuelve a su tierra.

cinemanet | brooklyn

De hecho, nos encontramos ante una película sobre la inmigración que adopta una óptica diferente a la que solemos estar acostumbrados. Si habitualmente se nos presentan las dificultades legales y económicas de los inmigrantes – pensemos en la excelente película francesa Samba – , en este caso la situación es bien distinta. La protagonista emigra legalmente, con trabajo y alojamiento asegurados, y encuentra personas bien dispuestas a ayudarle: la paciente jefa en los grandes almacenes en que trabaja, la casera de buen corazón, el cura, personaje sobre el que me extenderé un poco más adelante, y otros sobre los que no conviene desvelar nada en esta crónica. Por lo tanto, el drama, porque drama es, sin duda, está construido, no en los factores externos que la inmigración conlleva, sino en aquellos internos que son inevitables por muy bien que vayan las cosas: la soledad, la nostalgia, la añoranza de los tuyos.

El hecho de que se sitúe en los años 50, quizás la época dorada del melodrama en el cine – pensemos en las obras maestras de Douglas Sirk, como Escrito sobre el viento o Imitación a la vida –  también ayuda a subrayar los elementos melodramáticos del filme. Además, se produce un fenómeno un tanto curioso. Del mismo modo que la protagonista siente nostalgia por su tierra, el espectador empieza a añorar aquellos tiempos aunque no los haya vivido: esos bailes parroquiales donde encontrar un buen marido, el ir al cine todas las semanas como principal fuente de entretenimiento, los primeros baños en el mar con aquellos trajes de baño,… Y aunque no todos los personajes son precisamente simpáticos – ¡Oh la señorita Kelly! – uno acaba con la sensación de que aquella era una época mucho más inocente y buena que la nuestra.

He comentado antes que aparece un cura en la película. Se trata de un personaje absolutamete positivo: también irlandés, es capaz de empatizar con nuestra protagonista en su tristeza; es entregado, alegre, sensato y, ante todo, un hombre de fe. ¡Alegra ver este retrato de un buen cura de vez en cuando en las salas de cine!­

En resumen, una película notable, que hará pasar un rato agradable y echar alguna que otra lágrima a los amantes de los buenos melodramas y que os dejará un buen sabor de boca si os decidís a acudir a verla.



¡Debate esta película en nuestros foros!


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
Imprimir artículo Imprimir artículo

Etiquetas: , , , , ,

Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Comenta en Facebook!

Deja un comentario

En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos que los datos de carácter personal que se faciliten y utilicen para escribir un comentario en nuestra web, quedarán incorporados en un fichero de titularidad privada cuyo responsable es la Associació CinemaNet, con domicilio en Calle Clot 187 en Barcelona CP: 08027, con la única finalidad de recibir y publicar sus comentarios.