El creyente

Las Comunidades del Cenáculo son un milagro. En ellas, los drogadictos logran dejar atrás su adicción a través del trabajo manual y una firme vida de oración, sin fármacos ni tratamientos psicológicos…