Críticas

La saga Crepúsculo: Amanecer – Parte 2

Artículo siguienteGolpe de Efecto
Comentarios (2)
  1. IRENE dice:

    Aún no he visto la película, de ehcho no he visto la parte 1, ni squiera “Eclipse”, pero me he leído las cuatro novelas, y es casi lo mismo en este caso.
    Estoy bastante de acuerdo con las críticas. Al margen de lo inexpresivo de los actores, especialmente de los protagonistas (su actuación es, honestamente, lamentable, similar a la del trío protagonista de la saga “Harry Potter”, aunque yo creo que estos son todavía peores); al margen de esto, digo, lo que no me gusta de esta saga es que, al contrario que otras como Harry Potter, El Señor de los Anillos o La Guerra de las Galaxias, exalta valores cuanto menos inadecuados y peligrosos por su impacto en el público adolescente y juvenil: Puede que en cierta manera elogie la amistad y la familia, pero de manera muy empalagosa y pueril; y no estoy de acuerdo en que exalte el autocontrol y la paz. Yo creo que al contrario: Las emociones que mueven a los protagonistas de manera constante (y esto se describe claramente en los libros) son la ira, la agresividad, la venganza y el deseo incontrolado. El hecho de que no haya una batalla final se debe únicamente al hecho de que Alice, como una especie de deus ex machina, lo evita mediante la diplomacia. Pero la sed de sangre se huele en el aire, por parte de los dos bandos.
    Es especialmente evidente a lo largo de toda la saga que Bella, el personaje que conocemos mejor porque narra la historia en primera persona, no es exactamente un modelo a seguir. Sus sentimientos son siempre exacerbados, exagerados; quizá es una cuestión personal mía, pero yo percibo un tono constante de agresividad en toda la historia, tanto en los momentos buenos como en los malos. Defender la vida de los que más quieres odiando a los enemigos, deseando destruirles, con ansias de venganza… Y luego, esa estúpida y adolescente visión del amor como un constante deseo sexual permanetemente insatisfecho, una pasión desatada que los protagonistas ni quieren ni pueden controlar. Todo eso queda hasta bonito en algún momento, pero es demasiado irreal: Parece sugerir que tu amor por una persona se mide por la pasión física que sientes por ella y por las veces que os acostáis.
    Es, realmente, una saga de lo más cursi, almibarada a veces hasta extremos insoportables, que no transmite ningún valor aprovechable en mi opinión, salvo algunos débiles matices que se puedan encontrar rascando un poco. Oí decir una vez que esta saga era más “para adultos, mucho más oscura que Harry Potter”. Por favor. La persona que lee Harry Potter debe saber pensar, hilar aocntecimientos, ahondar en la psicología de los personajes, meditar las profundas reflexiones casi filosóficas que aumentan conforme avanza la historia, y percibir los profundos valores que subyacen bajo una historia aparentemente para niños y jóvenes. Para leer Crepúsculo, sólo hace falta saber leer.

  2. María Dolores dice:

    Hola Irene, estoy en parte de acuerdo contigo. No he visto las dos últimas películas y tampoco he leído las novelas correspondientes…así que en realidad sólo me baso en las primeras.

    Crepúsculo, la primera, me gustó bastante. Y ahí sí creo que se ve bastante bien el tema del autocontrol. Y del amor que se puede mantener sin necesidad de que haya sexo…La novela es bastante más almibarada que la peli (ya digo, hablo de la primera)

    Luego van perdiendo fuelle, interés y se alarga en exceso…Aún así, no creo que en nigún caso se pueda comparar a Harry Potter 😉

Dejar un comentario.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto el aviso legal.