Antes del Anochecer

28/06/2013

Tercera entrega de la historia con los mismos protagonistas, con unos cuantos momentos chispeantes, algunos divertidos, otros emotivos, subrayados con vigor por la sugestiva música. Sin embargo, el conjunto decepciona por la reiteración de su fórmula y sus recursos narrativos, por la escasa hondura dramática y ética de muchas de las afirmaciones de los personajes y por su agotadora insistencia en una perpleja visión del sexo, expresada esta vez de un modo demasiado grosero.


ESTRENO

Título original: Before midnight.
Dirección: Richard Linklater.
País: USA.
Año: 2013.
Duración: 108 min.
Género: Drama.
Intérpretes: Ethan Hawke (Jesse), Julie Delpy (Celine).
Guion: Richard Linklater, Julie Delpy y Ethan Hawke; basado en los personajes creados por Richard Linklater y Kim Krizan.
Producción: Richard Linklater, Sara Woodhatch y Christos V. Konstantakopoulos.
Música: Graham Reynolds.
Fotografía: Christos Voudouris.
Montaje: Sandra Adair.
Vestuario: Vasileia Rozana.
Distribuidora: A Contracorriente Films.
Estreno en USA: 24 Mayo 213.
Estreno en España: 28 Junio 2013


SINOPSIS

Jesse y Celine se encuentran de nuevo, esta vez durante el verano en la hermosa Grecia. Han pasado nueve años desde su segundo y último encuentro romántico en París y casi dos décadas desde que coincidieron en un tren con destino a Viena. ¿Todavía les queda una oportunidad?


¡Debate esta película en nuestros foros!


CRÍTICAS

[Mª Ángeles Almacellas, CinemaNet]

Tercera entrega de la historia de amor de Jesse y Céline. En 1995 se conocieron casualmente en un tren, de súbito saltó la chispa de la atracción (Antes del amanecer, 1995). Diez años después, cuando Jesse presentaba un libro en París, volvieron a coincidir y se reavivaron los recuerdos y la ilusión por recuperar el posible amor perdido (Antes del atardecer, 2004). Han transcurrido ocho años y encontramos de nuevo a Jesse y Céline, en esta ocasión en Grecia, en la región del Peloponeso. Las circunstancias son bien distintas. Jesse se divorció de su esposa con la que tiene un hijo adolescente, convive desde hace años con Céline y son padres de gemelas.

La fórmula de la película es la misma –largos e intensos diálogos entre los protagonistas–, pero ahora más perfilada si cabe; la acción pasa a segundo plano y el interés del espectador se centra totalmente en las palabras, sobre todo entre Jesse y Céline, aunque también en las del grupo variopinto de amigos griegos.

Los diálogos de la pareja, en el coche mientras las niñas duermen, en pleno campo, en una habitación de hotel, en una terraza, o cruzados entre la charla general en casa del escritor griego, constituyen el auténtico motor de la película. Toda la trama está contenida en esas charlas que, en cierto modo, nos muestran lo que ha sido la trayectoria de “amor” de la pareja. Una vez y otra rememoran las mil emociones de ese primer encuentro en el tren, la irresistible atracción de uno hacia el otro. Hubiera podido ser el punto de arranque de un gran amor, pero se separaron pronto y no les quedó más que la añoranza de lo que intuyeron hubiera podido cambiar sus vidas. Diez años más tarde, en París, recuperaron las mismas sensaciones y la misma intuición de que estaban irremisiblemente destinados el uno al otro.

En Antes el anochecer vemos en qué ha derivado esa atracción y esos sentimientos. Y comprendemos no tanto qué ha sucedido entre ellos para llegar a ese mar de dudas y recelos, sino justamente qué no han sabido hacer.

Los dos amantes desaprovecharon la ocasión que les brindaba su mutuo enamoramiento para crear un amor de calidad, que implica la entrega incondicional al otro, aceptarlo tal como es pero colaborando activamente a su crecimiento personal. Lejos de esta actitud creativa, Céline y Jesse se limitaron a dejarse llevar exclusivamente por las emociones. De ahí la pregunta de Céline sobre si volvería a pedirle que se apera del tren como 18 años atrás. La inquietud procede de su propio miedo a envejecer y a no despertar en él la misma pasión. No muestra ni el más mínimo interés por la felicidad de Jesse, incluso duda de si sigue amándole. En realidad más bien parece que nunca ha pasado del estadio del enamoramiento, jamás le ha amado con auténtico amor. Echa la mirada atrás para hacer balance de esos años de vida en común y se siente enormemente insatisfecha. Su relación de pareja no responde a las reivindicaciones feministas que defiende y culpa a Jesse de su propia frustración.

En los diálogos, muy bien urdidos, se muestran al desnudo dos personalidades que han planteado erróneamente sus vidas, como les sucede a no pocas personas a nuestro alrededor. Una relación estable y fecunda no puede basarse en una exigencia de derechos, sino en un mutuo compromiso de amor generoso. Jesse parece más abierto y receptivo, pero, en realidad, no hay tanta diferencia entre la actitud de uno y otro. Jesse no defiende sus derechos, sencillamente los ejerce. Ha organizado su vida personal a su conveniencia y Céline es para él el refugio cómodo en el que se recoge cuando está cansado. A ella parece que le hubiera gustado legalizar su relación, pero él ni se plantea el matrimonio. Y produce perplejidad con qué frivolidad habla de sus posibles infidelidades.

Hay momentos sublimes como cuando Céline actúa como ingenua admiradora del Jesse escritor. Pero, sobre todo, la historia nos da qué pensar. Tal vez también nosotros, como los protagonistas, nos hemos adaptado a vivir sobre una mentira cómoda, porque como a ellos, nos falta el valor de mirar la verdad cara a cara y ver nuestro propio egoísmo. Y podemos salir del cine con ese amargo sabor de tristeza al contemplar cómo se pueden malograr unas vidas por no haber sabido orientarlas con la generosidad del auténtico amor.

La película no defrauda. Y deja al espectador con la curiosidad de saber qué derroteros tomarán los caminos de Jesse y Céline, qué habrá después de ese anochecer, y si, por fin, serán capaces de encontrar la esperanza y el amor en un nuevo amanecer.


[Jerónimo José Martín, COPE]

En 1995, cuando todavía eran jóvenes, el estadounidense Jesse (Ethan Hawk) y la francesa Celine (Julie Delpy) se conocieron casualmente en un tren, y pasearon por Viena toda una noche antes del amanecer. En 2004, se reencontraron en París con motivo de la presentación de un libro de Jesse, e intentaron, antes del atardecer, continuar aquella relación tan especial que habían iniciado hacía nueve años.

Ahora, en 2013, Jesse y Celine comparten sus vacaciones en Grecia, donde afrontan, antes del anochecer, el pasado, el presente y el futuro de su relación. Hace años, él se divorció de su esposa, con la que tuvo un hijo adolescente. Y, desde entonces, convive con Celine, con la que ha tenido dos encantadoras niñas gemelas (Jennifer y Charlotte Prior). En la recta final de sus vacaciones, comen en casa de un amigo escritor (Panos Koronis) y su esposa (Athina Rachel Tsangari), y después pasean y hablan hasta la medianoche.

Dieciocho años después de Antes de amanecer (1995), y nueve después de Antes del atardecer (2004), el cineasta texano Richard Linklater recrea en Antes del anochecer el tercer encuentro romántico, a lo Eric Rohmer, entre los personajes interpretados por Ethan Hawk y Julie Delpy, acreditados también como coguionistas, al igual que en la anterior entrega. El locuaz guión y la minimalista puesta en escena de Linklater se ponen de nuevo al servicio de los dos brillantes actores, secundados esta vez por un número mayor de sólidos secundarios.

Ahora, los temas de reflexión de sus constantes y pausados diálogos intimistas se refieren más bien a la ardua búsqueda de la madurez afectiva, al ejercicio de la paternidad y la maternidad, y a los inevitables conflictos conyugales. Logran así unos cuantos momentos chispeantes, algunos divertidos, otros emotivos, subrayados con vigor por la sugestiva música de Graham Reynolds —que se redondea con la antológica canción Gia Ena Tango, de Charis Alexiou— y por la bellísima fotografía de Christos Voudouris, que saca lustre a los bellos parajes del Peloponeso por donde deambulan los protagonistas.

Sin embargo, el conjunto decepciona por la reiteración de su fórmula y sus recursos narrativos, por la escasa hondura dramática y ética de muchas de las afirmaciones de los personajes —todas ellas, sin atisbo de trascendencia—, y por su agotadora insistencia en una perpleja visión del sexo, expresada esta vez de un modo demasiado grosero. Irrita especialmente el militante feminismo, muy radical y plagado de tópicos, que va adoptando el personaje de Julie Delpy conforme avanza la acción, y que toca fondo en una larga exhibición corporal enormemente artificiosa y, en realidad, patética.

Esperemos que en la próxima década, estos arquetípicos personajes hayan madurado un poco más, y nos deparen más satisfacciones antes de la medianoche.



¡Debate esta película en nuestros foros!


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
Imprimir artículo Imprimir artículo

Etiquetas: , , , , ,

Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Comenta en Facebook!

Un comentario

  1. […] de que la vida, entre …El lento anochecer de una gran historia de amorLa RazónAntes del AnochecerCinemaNet.info'Antes del anochecer', el cierre de la película-río sobre el amorRTVELa […]

Deja un comentario

En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos que los datos de carácter personal que se faciliten y utilicen para escribir un comentario en nuestra web, quedarán incorporados en un fichero de titularidad privada cuyo responsable es la Associació CinemaNet, con domicilio en Calle Clot 187 en Barcelona CP: 08027, con la única finalidad de recibir y publicar sus comentarios.