Una familia de Tokio

22/11/2013

La película hace gala de una sencillez extrema, como si la cámara fuera un silencioso testigo de la vida familiar, en la que lo cotidiano tiene el absoluto protagonismo. Dentro de esa sólo aparente banalidad se van desgranando cuestiones importantes como las diferencias generacionales, el contraste entre tradición y modernidad, el sentido de la muerte, pero sobre todo, se describe con mucha autenticidad el profundo sentido de las relaciones familiares.


una familia de tokio_cinemanet_1

ESTRENO RECOMENDADO POR CINEMANET

Título original: Tokyo kazoku.
Título internacional: Tokyo family.
Dirección: Yôji Yamada.
País: Japón.
Año: 2013.
Duración: 146 min.
Género: Drama.
Interpretación: Isao Hashizume (Shukichi Hirayama), Kazuko Yoshiyuki (Tomiko), Satoshi Tsumabuki (Shuji), Yû Aoi (Noriko), Yui Natsukawa (Fumiko), Masahiko Nishimura (Koichi), Tomoko Nakajima (Shigeko), Shozo Hayashiya (Kurazo).
Guion: Yôji Yamada y Emiko Hiramatsu.
Producción: Hiroshi Fukazawa.
Música: Joe Hisaishi.
Fotografía: Masashi Chikamori.
Montaje: Iwao Ishii.
Diseño de producción: Mitsuo Degawa.
Distribuidora: A Contracorriente Films.
Estreno en Japón: 19 Enero 2013.
Estreno en España: 22 Noviembre 2013.


SINOPSIS

Una pareja de ancianos ​​que vive en una pequeña isla viaja a Tokio para visitar a sus tres hijos. El mayor, Koichi dirige un hospital. La hija, Shigeko dirige un salón de belleza. El segundo, Shuji, diseña decorados. Los hijos quieren que sus padres se diviertan en la capital, pero al mismo tiempo están ocupados en sus trabajos, dejando que sus ancianos padres se sientan algo incómodos. Pero pronto todo cambia.


¡Debate esta película en nuestros foros!


CRÍTICAS

[Julio R. Chico – Colaborador de CinemaNet]

El milagro japonés

Hace sesenta años, Yasujiro Ozu alcanzaba la perfección con “Cuentos de Tokio”. Ahora, su discípulo y compatriota Yôji Yamada hace lo propio con “Una familia de Tokio”. Cuentan la misma historia, y ambas lo hacen con la misma delicadeza y hondura humanista, con la misma mirada nostálgica -pero no triste, aunque parezca paradójico– hacia una tradición que se fue, con el mismo temor a que la modernidad agoste la vida familiar. Lo que Yamada realiza es un remake y un homenaje al maestro Ozu, pero no una copia carente de personalidad o de sentimiento propio, y por eso cualquier comparación resultaría injusta y superficial.

una familia de tokio_cinemanet_2

En realidad, parece que la historia se repite y que un matrimonio anciano vuelve a viajar a Tokio para encontrarse con sus tres hijos. Allí descubrirán que los tiempos han cambiado, que las múltiples ocupaciones les convierten en una carga, que el final de sus días de acerca. Pero también conocerán a la entrañable Noriko que, con cariño y espíritu de servicio, aporta paz y esperanza en ese mundo de vértigo que parece olvidarse de ser feliz.

Es un viaje a Tokio y también a una humanidad en peligro, contemplada sin prisas y con toda la comprensión de unos ancianos que no exigen nada a la vida y que se contentan con un poco de afecto. Es un auténtico viaje de despedida hecho desde el corazón y desde la sencillez del maestro Ozu, con una estética y una sensibilidad que Yamada hereda para goce del espectador. No faltan los momentos para la emoción, aunque toda ella es un regalo aquilatado y templado por la sabiduría, pausado y sin estridencias ni artificios. Yamada imprime a la cinta el sello de lo auténtico y de lo sincero, con personajes cercanos a los que comprende y quiere -aunque no en la misma medida-, con un matizado dibujo de caracteres realizado con finura y elegancia. Las interpretaciones están a la altura del modelo clásico, y el espectador siente con ellos que vamos demasiado deprisa por la vida, que no percibimos la belleza de lo natural, que la familia está amenazada en Tokio y en sus antípodas.

La cinta goza, por otra parte, de un ritmo y tempo apropiados para la contemplación. Se equivocaría quien pensara que carece de ritmo o que es aburrida. Ciertamente no hay persecuciones ni peleas, pero recoge con fuerza y sutileza todo lo que sucede en el alma de sus personajes y en el de una sociedad… que avanza sin rumbo. Lo que hace Yamada, en definitiva, es invitarnos a conocer a la familia de Shukichi Hirayama y Tomiko, a participar de sus preocupaciones y de sus consuelos, a darnos un poco de esperanza… porque siempre queda un rescoldo de humanidad y siempre habrá una Noriko para recordarlo. Su carácter de remake no impidió que alcanzase un elogio unánime entre la crítica presente en la última Seminci, ni que recibiera merecidamente la Espiga de Oro como mejor película. Sesenta años después, vemos que desde Japón llega a un nuevo milagro de cine y una invitación a aprender a ver el cine y la vida.

una familia de tokio_cinemanet_4


[Juan Orellana – Alfa y Omega]

Un director japonés afamado y octogenario, Yoji Yamada, al que debemos magníficas obras como El ocaso del samurái (2002) o La espada oculta (2004), rinde homenaje a su maestro Yasujiro Ozu, ofreciendo un personal remake de su obra maestra Cuentos de Tokio (1953) sesenta años después.

La película se acerca a la vida de la familia Hirayama, encabezada por los abuelos Shukichi (Isao Hashizume) y Tomiko (Etsuko Ichihara). Estos viven de manera muy tradicional en una isla alejada de Tokio. Pero un día deciden viajar a la capital y pasar unos días con sus hijos. El mayor de ellos es Koichi (Masahiko Nishimura), casado, con hijos, y médico de profesión. La segunda es Shigeko (Tomoko Nakajima), casada también, que tiene una peluquería. Y el último, “la oveja negra”, es Shuji (Satoshi Tsumabuki), que monta decorados para el teatro. Tiene una novia maravillosa, Noriko (Yu Aoi), con la que aspira a casarse, pero teme la oposición de Shukichi, que siempre ha considerado a su hijo un fracasado.

La película hace gala de una sencillez extrema, como si la cámara fuera un silencioso testigo de la vida familiar, en la que lo cotidiano tiene el absoluto protagonismo. Dentro de esa sólo aparente banalidad se van desgranando cuestiones importantes como las diferencias generacionales, el contraste entre tradición y modernidad, el sentido de la muerte, pero sobre todo, se describe con mucha autenticidad el profundo sentido de las relaciones familiares. El hermoso desenlace apunta a una verdad a menudo silenciada: las lecciones de humanidad muchas veces vienen de quien menos se espera. 



¡Debate esta película en nuestros foros!


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
Imprimir artículo Imprimir artículo

Etiquetas: , , , , ,

Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Comenta en Facebook!

4 comentarios

  1. […] semanas después del estreno de las excelentes películas japonesas Una familia de Tokio, de Yôji Yamada, y De tal padre, tal hijo, de Hirokazu Kore-eda, llega a España Una vida […]

  2. […] servir para recordar que pocas cosas son importantes. Al final vence el amor y el humor.  Una familia de Tokio (Yôji Yamada, 2013): “…Es un viaje a Tokio y también a una humanidad en […]

Deja un comentario

En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos que los datos de carácter personal que se faciliten y utilicen para escribir un comentario en nuestra web, quedarán incorporados en un fichero de titularidad privada cuyo responsable es la Associació CinemaNet, con domicilio en Calle Clot 187 en Barcelona CP: 08027, con la única finalidad de recibir y publicar sus comentarios.