Artículos

Los ogros y las cebollas

Artículo siguienteEl juicio final de Noé
Comentarios (2)
  1. Juan-Luis dice:

    Magistral, Pablo. Pienso exactamente igual… Gracias por poner palabras

  2. Pilar dice:

    He llegado aquí casi por casualidad. Has puesto palabras a mis pensamientos. Utilizo el símil de la cebolla en mis conversaciones, y VERLO escrito y de una forma tan magistral me ha conmovido. Gracias por la aportación. Un abrazo desde “mi cogollo mas tierno”
    Pilar

Dejar un comentario.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto el aviso legal.