Artículos

Los ogros y las cebollas

Artículo siguienteEl juicio final de Noé
Comentarios (2)
  1. Juan-Luis dice:

    Magistral, Pablo. Pienso exactamente igual… Gracias por poner palabras

  2. Pilar dice:

    He llegado aquí casi por casualidad. Has puesto palabras a mis pensamientos. Utilizo el símil de la cebolla en mis conversaciones, y VERLO escrito y de una forma tan magistral me ha conmovido. Gracias por la aportación. Un abrazo desde «mi cogollo mas tierno»
    Pilar

Dejar una respuesta a Pilar Cancelar comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto el aviso legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.