Críticas

Ben-Hur

CinemaNet Ben Hur Jesus cristo
Artículo anteriorCriminal
Artículo siguienteLa espera
Comentarios (2)
  1. Guillermo C. dice:

    ¡Por favor! ¿Nos hemos vuelto locos? Fui a verla al cine la semana pasada y salí espantado, cosa que sólo he hecho dos veces más en mi vida.
    Esta nueva versión es simplemente nefasta. Y no porque la compare con la de Charlton Heston, sino porque es en sí misma deplorable. Es superficial, tiene unas elipsis absolutamente injustificadas, un guión con más agujeros que un colador y unas interpretaciones muy poco compenetradas. Por no hablar del rastafari Freeman.
    Lo siento, no basta con que ofrezca una visión amigable de Jesucristo. La película es mala, y con ganas.

  2. Paqui dice:

    Pertenezco a la generación a la que sus padres llevaron a ver el estreno de Ben-Hur” 1959. La vi en todas sus reposiciones cinematográficas posteriores; compré el video y el DVD; a veces hasta me siento a verla en Televisión. Pero nada de esto me ha impedido valorar positivamente esta nueva versión. La secuencia de las galeras, claustrofóbica, oscura, llena de hedor y de mugre, con una batalla naval vista desde la óptica del remero encadenado bajo cubierta; la entrada de las legiones romanas en Jerusalén al son de brutales cánticos legionarios más opresivos y amenazadores que cualquier bella marcha romana de mi adorado Miklós Rozsa, y con un atentado modificado pero más creíble en vista de las reacciones que provoca; la carrera de cuadrigas desde la perspectiva del auriga, corriendo a ciegas entre nubes de astillas y polvo, dando bandazos, saltando por encima de rivales caídos, no por accidente, sino por la furia de todos contra todos; unos personajes más vulnerables, más dignos de ternura (Heston, mi primer gran amor cinematográfico, era tan impresionante y espectacular que a una se le cortaba la respiración, pero eso era todo); un final poco trabajado, eso sí, pero mas acorde con la opción ética que el film propone. Pasé una hermosa tarde y descubrí que mis grandes mitos cinematográficos de siempre pueden ser vistos de otra manera sin que por eso me tenga que sentir ofendida. Un saludo.

Dejar un comentario.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto el aviso legal.