Artículos

“La chica danesa”, ¿cine o propaganda transgénero?

Artículo anteriorLa juventud
Artículo siguienteLa gran apuesta
Comentarios (2)
  1. Lucas dice:

    El autor Walt Heyer habla de la transexualidad como si fuese un experto por haberla vivido en primera persona, sin embargo, reconoce al mismo tiempo que nunca fue transexual, que simplemente padecía diversos trastornos no diagnosticados… Está claro que el autor no conoce la transexualidad y no está en disposición de hablar de ella, pues sólo se trata de alguien que creyó vivirla a causa de algún trastorno.
    Por favor, datos científicos, no opiniones basadas en el odio por errores propios.

  2. Brian dice:

    Totalmente de acuerdo con Lucas. No se puede aplicar un caso concreto como general. La inmensa mayoría de transexuales siempre desean el sexo que siempre sintieron, no cambian su identidad sexual mental, cambian su cuerpo, la identidad sexual del cuerpo solamente, porque además la de la mente es que no se puede cambiar, naces así, si no sería más fácil cambiar la mente en vez del cuerpo, pero el cerebro no cambia y la persona está en la mente. Los transexuales arrepentidos en realidad nunca fueron transexuales reales serían algo parecido como con un poco de hombre en realidad pero muy femeninos casi mujer pero sin serlo ni tampoco del todo hombres, o intersexuales mentalmente, o asexuales, queer, se expresan como tercer sexo, o los que sólo cambian su género pero no su sexo que es algo como travesti, por lo tanto hay distintos grados en la sexualidad y se puede dar no tener un cerebro del todo hombre o del todo mujer, pero los transexuales sí saben lo que son desde siempre. Está incluso comprobado que tienen un cerebro del sexo contrario a su sexo biológico mediante estudios de anatomía por imagen de aparatos médicos o con disecciones reales en cerebros de muertos haciendo comparaciones de hombres y mujeres cisgénero y transexuales. Se debió a una alteración hormonal fetal de hormonas sexuales contrarias al sexo biológico y que cambió la sexualidad del cerebro y también sexualizó el cuerpo de base contrariamente a los genitales porque éstos se desarrollan más tarde con sus gónadas aunque tampoco son del otro extremo sexual, sí en la forma pero no de manera del todo completa en el tamaño, aunque no se suele notar mucho, con las hormonas tienen cambios más fáciles que si fueran personas no transexuales. También es muy importante la edad de inicio de las hormonas para poder aprovechar el desarrollo del cuerpo en la juventud, y lo mejor sería como se está empezando a hacer parar la pubertad biológica e iniciar tratamientos cuanto antes para tener mejores resultados físicos y poder desarrollar también la persona y hacer vida normal y social , además de ahorrarse muchos problemas psicológicos y pérdida de años, algunos con secuelas de por vida y también contar como secuelas físicas la falta de buena definición sexual por no haber aprovechado el desarrollo natural en su edad. Lo del arrepentimiento con la cirugía en transexuales, de hom a mujer, las de verdad, que les pasa a algunas tiene más que ver con que la operación no es de resultado exitoso sensorialmente, se podría hacer mejor pero tampoco entienden del todo muchos cirujanos, porque por ejemplo no hay que recortar terminaciones nerviosas aunque sea para empequeñecer y quedar mejor estéticamente, hay que dejar todas las terminaciones nerviosas que sean homólogos a las de una mujer aunque esté agrandado el tejido, por ejemplo se puede recortar la parte del tronco del pene porque es básicamente tejido masculino sin terminaciones, pero no recortar el glande en su mayoría porque un glande de clítoris en la mujer no es algo recortado sino que no ha crecido entonces se tiene que desarrollar otra técnica para empequeñecer y que mantenga la sensibilidad, además el pene es básicamente el tronco y el glande quedaría como un bulto no como un pene, luego con la parte de la piel que sobra se hace la vagina que la sensibilidad se basa en estar situada dentro , una vagina normal no tiene apenas terminaciones nerviosas, lo complicado más bien es la vulva y principio de la vagina, por eso sería el colmo quitar sensibilidad en lo que sería el clítoris aunque sea grande la sensación es lo importante y ahí ya no hay pene más bien un clítoris con glande masculino. No tiene que quedar perfecto y nosotros sexualmente no lo somos ni nunca lo fuimos, tiene que quedar funcional, sensible y lo mejor que se pueda, importante son las hormonas a tiempo que influyen mucho. Y lo cierto es que haciéndolo estudiado y conservador no queda tan mal y mucho menos sensorialmente, hay que saber de homología y analogía para la cirugía de genitales y para saber usarlos y lo mejor es siempre la homología.

Dejar un comentario.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto el aviso legal.