El matrimonio es una misión: un comentario vocacional de “Kubo y las dos cuerdas mágicas”

06/04/2017

 CINE Y VALORES

El tiempo -de vacaciones- pasa, y conviene llenarlo de modo satisfactorio. Hace un par de días [el artículo se publicó originalmente en enero], estuvimos por la labor y, efectivamente, lo logramos. Un amigo, experto en cine, nos propuso ver una película de animación hecha con la técnica del stop-motion. “Cielos”, pensé, “vamos a morir”. Nada más lejos. Salí más vivo: eso te hacen las buenas cosas, que además llevan -gratis- mucho de belleza y verdad consigo.

CinemaNet Kubo cuerdas magicas familia

[José Quintano Ruiz. Colaborador de CinemaNet]

(Artículo publicado originalmente en el blog ‘Cartas en el olvido’)

Total, que vimos Kubo y las dos cuerdas mágicas, y además de toda la técnica en colores y preciosa música que llenan la película, tenemos una historia más que simpática. Aventura con fondo, digna de comentario. Pero, como espero que el lector la vea, no pienso explicar nada… y a ver si lo logro. Sólo una frasecilla de cuatro palabras.

En un momento dado, una mujer explica cómo el que era agresor acabó siendo esposo. “Me miró a los ojos y me dijo cuatro palabras que cambiaron mi vida: «Tú eres mi misión»”. ¿No es esa una manera totalmente novedosa de hablar del matrimonio? Pues no. Pero sí es bonita y profunda.

Es llevar al extremo la metáfora de la media naranja. Aquí va la expresión que se me vino a la cabeza al ver la película: “El camino del cielo para ti tiene un nombre: el de tu mujer”. Eso decía San Josemaría, fiel a la explicación cristiana de siempre. Se dice en pocas palabras, pero no es poco lo que se dice.

“El camino del cielo” es el camino de la vida: tu vida misma, pero no tomada de cualquier modo, sino enfocada a la eternidad, en su verdad más profunda, que no excluye ningún aspecto de la vida, por más que a veces les llamemos pequeñeces. Russell Crowe en Gladiator lo dice a su manera: “lo que hacemos en esta vida resuena en la eternidad”.

CinemaNet Kubo cuerdas magicas familia

Pues eso, pero acompañado de tu cónyuge y a través de él. “No vas a irte al cielo solo, sino con tu mujer -o marido- y gracias a ella”. ¿No es una manera increíblemente elevada de explicar el matrimonio? Todo queda enaltecido: lo corporal, que nunca va solo; lo más espiritual; los hijos y su educación…

La película tiene mucho de metáfora de la entrega de la vida por el otro. Y dejamos para otro momento el tratamiento que se le da a los ancianos en la familia y el exquisito respeto que se les tiene. Y muchas otras cosas.


PD: Gratis, ahí va un video sobre cómo se hizo la película. Brutal, el laborón que hay ahí. Vedlo aquí.

PD2: Gratis también, unas bonitas palabras de San Josemaría sobre el matrimonio, que explicitan más lo ya dicho:

“Los casados están llamados a santificar su matrimonio y a santificarse en esa unión; cometerían por eso un grave error, si edificaran su conducta espiritual a espaldas y al margen de su hogar.

La vida familiar, las relaciones conyugales, el cuidado y la educación de los hijos, el esfuerzo por sacar económicamente adelante a la familia y por asegurarla y mejorarla, el trato con las otras personas que constituyen la comunidad social, todo eso son situaciones humanas y corrientes que los esposos cristianos deben sobrenaturalizar.

La fe y la esperanza se han de manifestar en el sosiego con que se enfocan los problemas, pequeños o grandes, que en todos los hogares ocurren, en la ilusión con que se persevera en el cumplimiento del propio deber.

La caridad lo llenará así todo, y llevará a compartir las alegrías y los posibles sinsabores; a saber sonreír, olvidándose de las propias preocupaciones para atender a los demás; a escuchar al otro cónyuge o a los hijos, mostrándoles que de verdad se les quiere y comprende; a pasar por alto menudos roces sin importancia que el egoísmo podría convertir en montañas; a poner un gran amor en los pequeños servicios de que está compuesta la convivencia diaria.

Santificar el hogar día a día, crear, con el cariño, un auténtico ambiente de familia: de eso se trata. Para santificar cada jornada, se han de ejercitar muchas virtudes cristianas; las teologales en primer lugar y, luego, todas las otras: la prudencia, la lealtad, la sinceridad, la humildad, el trabajo, la alegría…”



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
Imprimir artículo Imprimir artículo

Etiquetas: , , , , ,

Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Comenta en Facebook!

Deja un comentario

En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos que los datos de carácter personal que se faciliten y utilicen para escribir un comentario en nuestra web, quedarán incorporados en un fichero de titularidad privada cuyo responsable es la Associació CinemaNet, con domicilio en Calle Clot 187 en Barcelona CP: 08027, con la única finalidad de recibir y publicar sus comentarios.