Artículos

La actitud del público ante una película

Artículo siguienteUn lugar donde quedarse
Comentarios (6)
  1. pabolec dice:

    Muy de acuerdo. Siempre es difícil aclararse frente al argumento del “Arte” como excusa para todo, incluído lo nocivo (aunque hay grados). Y me gusta la idea de la escala de prioridades. Creo que fue Juan Pablo II el que dijo que “la ética está por encima de la técnica y el ser por encima del tener”. Saludos!

  2. Sergi dice:

    Muy interesante artículo, como no podía ser de otra forma viniendo del José María. Es en realidad -y obligatoriamente- un esbozo sobre las diversas y muy complejas cuestiones que perfilan la relación del Hombre con la Cultura, pues el texto tiende a la universalidad: la mayoría de postulados pueden aplicarse a nuestra relación con las otras artes (eminentemente, la narrativa literaria).

    El peligro es saber hasta qué punto nuestro sentido crítico puede “bloquear” nuestro diálogo con la visión que nos propone la pieza artística. Me explico a partir de un párrafo: “El público deberá adoptar y desarrollar su sentido crítico, si no quiere dejarse arrastrar por determinadas visiones de la realidad; y así prevenirse contra la frecuente manipulación que se ejerce a través de las imágenes”. Cierto es, pero nos movemos en tierras movedizas: si nos dejamos llevar por nuestros prejuicios, podemos ser nosotros quienes arrastremos nuestra mirada a una determinada visión de una película que, quizá, no era la que el cineasta construyó; podemos ser nosotros quienes manipulemos el sentido de esas imágenes. Tenemos muchos y notorios ejemplos en la Historia del Cine que nos ilustran sobre el mal -y lo que tiene de injusto- que las etiquetas han hecho a obras cinematográficas que en realidad trascendían con mucho de los gráficos y reduccionistas parámetros de esas etiquetas. Pienso en Dreyer, en Bergman, en Mizoguchi o incluso en Wilder, Welles, Hitchcock o Scorsese.
    O por poner al contraste dos ejemplos ilustrativos de los últimos tiempos: no es lo mismo el planfleto sobre la eutanasia que habitaba en el “Mar Adentro” de Amenábar que la visión que sobre el mismo tema habitaba en los infinitos claroscuros de la soberbia “Million Dollar Baby” de Clint Eastwood, particular al que unos cuantos foristas de esta casa le hemos sacado mucho jugo.

    Pensando en Eastwood, por ejemplo, me atrevo a decir que los grandes maestros, se acerquen más o menos a nuestra ideología, siempre merecen ser vistos y escuchados, porque siempre nos enriquecerán.

    Y este último comentario me lleva a desaguar donde lo hago a menudo: en estos tiempos de uniformidades comerciales y manidas fórmulas cinematográficas que campean a sus anchas en el cine mainstream, quizá se vuelve más necesario que nunca mirar atrás y volver a los clásicos.

  3. Me ha hecho mucha ilusión estos comentarios, procedendes de entendidos; incluso con reflexiones críticas que también comparto.
    La semana próxima participo en un seminario internacional, en Roma, sobre “Cómo dar cuenta del mal desde la crítica”, que me permitirá abundar más en el tema.
    Agradecido, os saluda afectuosamente

    J. M. Caparrós Lera

  4. pabolec dice:

    Pues nos vemos allí ^^

  5. gcallejo dice:

    Totalmente de acuerdo, José María. Gracias por iluminarnos.

  6. Estimados colegas:

    Abundo en esas ideas, en la ponencia que pronuncié en un reciente Seminario internacional, celebrado en Roma, sobre “Repensar la ficción. El mal moral en las pantallas”.
    El texto está “colgado” en mi weblog: http://caparroscinema.blogspot.com

    Un saludo a todos de
    José María Caparrós Lera

Dejar un comentario.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

He leído y acepto el aviso legal.