Jack el Caza Gigantes

18/03/2013

Película vistosa, entretenida y positiva en su elogio de las virtudes básicas a la que pesa un poco el excesivo uso de recursos digitales. El hiperrealista diseño de los gigantes y su cruel violencia hacen la película poco apropiada para los más pequeños.


ESTRENO RECOMENDADO POR CINEMANET

Título original: Jack the giant slayer.
Dirección: Bryan Singer.
País: USA.
Año: 2013.
Duración: 114 min.
Género: Aventuras, fantástico.
Intérpretes: Nicholas Hoult (Jack), Ewan McGregor (Elmont), Ian McShane (rey Brahmwell), Stanley Tucci (lord Roderick), Bill Nighy (voz del general Fallon), Eleanor Tomlinson (Isabelle), Eddie Marsan (Crawe), Warwick Davis (viejo Hamm), Ewen Bremner (Wicke).
Guion: Dan Studney, Darren Lemke y Christopher McQuarrie
Producción: David Dobkin, Neal H. Moritz, Ori Marmur, Bryan Singer y Patrick McCormick.
Música: John Ottman.
Fotografía: Newton Thomas Sigel.
Montaje: John Ottman y Bob Ducsay.
Diseño de producción: Gavin Bocquet.
Vestuario: Joanna Johnston.
Distribuidora: Warner Bros. Pictures International España.
Estreno en USA: 15 Marzo 2013.
Estreno en España: 15 Marzo 2013.


SINOPSIS

Esta es la historia de una antigua guerra que se reactiva cuando un joven granjero, sin ser consciente de ello, abre una puerta entre nuestro mundo y una aterradora raza de gigantes. Sueltos por la Tierra por primera vez en siglos, los gigantes se esfuerzan por reclamar la tierra que una vez perdieron, obligando al joven, Jack, a entablar la batalla de su vida para detenerlos. Luchando por un reino, por su pueblo y por el amor de una valiente princesa, se enfrenta cara a cara con unos incontenibles guerreros que pensaba que solo existían en la leyenda y consigue la oportunidad de convertirse, él mismo, en una leyenda.


¡Debate esta película en nuestros foros!


CRÍTICAS

[Jeronimo José Martín – COPE]

En un reino mítico crecieron simultáneamente, pero en ambientes muy distintos, dos jóvenes valientes, imaginativos y rebeldes. Jack (Nicholas Hunt) es un pobre granjero fascinado desde niño por los libros, sobre todo por las viejas leyendas sobre las luchas entre hombres y gigantes. Esas mismas leyendas marcaron la infancia de la Princesa Isabelle (Eleanor Tomlinson), la aguerrida hija del Rey Brahmwell (Ian McShane), que no quiere casarse con el principal asesor de su padre, el intrigante Roderick (Stanley Tucci), y que ansía perderse entre sus súbditos y vivir aventuras.

Tras un fugaz encuentro fortuito, Jack e Isabelle compartirán destino cuando ella acabe prisionera en el aéreo reino de los gigantes, después de que una mágica habichuela germine accidentalmente y abra un camino para que los agresivos colosos bajen de nuevo a la tierra. Intentarán impedirlo y rescatar a la princesa el propio Jack y un grupo de soldados del rey, comandados por Elmont (Ewan McGregor), el oficial mayor del reino, al que también acompañan Roderick y su secretario Wicke (Ewen Bremmer).

Después de triunfar con Sospechosos habituales y consolidarse en Hollywood con X-Men, X-Men 2, Superman Returns y Valkiria, el neoyorquino Bryan Singer sale airoso del desafío de adaptar el popular cuento tradicional y anónimo de Las habichuelas mágicas.

Pesa un poco su excesivo recurso a los efectos digitales —también estereoscópicos—, así como la cierta falta de chispa —cómica y dramática—, del guión de Mark Bomback, Darren Lemke y Christopher McQuarrie, que se queda corto en su imitación del tono desenfadado de La princesa prometida, el romanticismo de Lady Halcón y el aliento épico de El Señor de los Anillos o Las Crónicas de Narnia. Además, aunque emplea a menudo la elipsis, el hiperrealista diseño de los gigantes y su cruel violencia hacen la película poco apropiada para los más pequeños. En todo caso, Singer y el reparto cumplen, la espléndida música de John Ottman añade vigor a la constante acción, y queda así una película vistosa, entretenida y positiva en su elogio de las virtudes básicas.


[Sergi Grau, Colaborador de CinemaNet]

El valor de los cuentos

Tras las dos versiones de Blancanieves que nos han llegado de latitudes norteamericanas últimamente, Blancanieves y la leyenda del cazador (Snow White and the Huntsman, Rupert Sanders, 2012) y Blancanieves (Mirror Mirror, Tarsem Singh, 2012), y la aún más reciente versión del clásico de los hermanos Grimm Hansel y Gretel: cazadores de brujas (Hansel & Gretel: Witch Hunters, Tommy Wirkola, 2013), Hollywood sigue exprimiendo el filón de las adaptaciones (libérrimas, por supuesto) de cuentos clásicos para niños con esta Jack, el caza gigantes, basada en los relatos anónimos británicos Las habichuelas mágicas y Jack the Giant Killer. Filón o tendencia de obediencia a una implacable lógica comercial: el tirón que en los últimos tiempos, y desde las sagas de Harry Potter y El Señor de los Anillos, está teniendo entre el gran público el cine de fantasía (mayoritariamente aquél destinado a todos los públicos, aunque no únicamente ese perfil de espectador, como así lo demuestra el fenómeno literario-televisivo de Juego de tronos) y que puede indudablemente definirse como uno de los dos grandes pilares que en lo que llevamos de siglo XIX sustentan el cine mainstream norteamericano (siendo el otro, claro, el cine de superhéroes).

De todas las películas citadas Jack, el caza gigantes resulta la más satisfactoria. Se trata de un proyecto que en realidad antecede al resto, pues se remonta a 2009: inicialmente estaba previsto que asumiera la dirección D. J. Caruso, labor que al final ha terminado recayendo en Bryan Singer. Aunque el firmante de Superman returns (2006) y Valkiria (2008) tiene últimamente mala prensa, con esta Jack el caza gigantes nos entrega una sólida, entretenida y a ratos intensa adaptación del fairy tale de referencia, una película bien escrita y estructurada, que desarrolla una premisa sencilla en la que se ponen en danza todos los lugares comunes de este tipo de relatos al mismo tiempo que se alambica una atractiva fórmula visual en la que la espectacularidad y el limpio storytelling no están reñidos.

Hay quienes abominan de las grandes superproducciones actuales en las que el concepto de la espectacularidad pasa necesariamente por la cirugía del CGI (imágenes generadas por ordenador). Pero no se trata de si esa cirugía está justificada o no (en realidad, el debate sería de mucho mayor calado, sobre la naturaleza de las imágenes en el cine en la era digital), sino de comprender que el cineasta y su equipo de colaboradores (muchos fieles, especialmente el montador y compositor John Ottman y el guionista Christopher McQuarrie) maneja esas técnicas con solvencia, talento y sana intención para celebrar la fantasía.

Tras un arranque convencional pero irreprochable, que enhebra una intriga palaciega para ajustar la presentación de los personajes y los ingredientes asombrosos (por supuesto, esas habichuelas capaces de germinar en una formidable planta enredadera que asciende a los cielos, a un mundo celestial, intermedio, habitado por gigantes), el relato progresa en su nudo por los cauces de una aventura de atractivo aroma gulliveriano, que se magnificará según los visos del espectáculo grandilocuente en el clímax final que relata el enfrentamiento abierto entre el ejército del rey y la tropa de gigantes que han descendido a nuestro mundo para reclamar su primacía.

Es precisamente esa idea motriz, la del encuentro literal entre lo humano y lo extraordinario, lo mágico, lo fantástico (la coexistencia de esos dos mundos, literal, a dos niveles geográficos, posible por obra de esas habichuelas mágicas) la que nutre la potencia expresiva y universalidad (y por tanto vigencia) del relato. Singer, bien consciente de ello, juega la baza de la explicitud como forma de evocación de ese condensado fantástico (v.gr. la secuencia decisiva en la que la primera habichuela emerge del sótano de la cabaña del tío de Jack, ascendiendo a los cielos y llevándose con ella a la princesa) y, con absoluta convicción y resultados entre lo efectivo y lo memorable, utiliza el ojo de la cámara como instrumento de constante disquisición entre esos dos puntos de vista, el humano y el prodigioso.  Disquisición que parte de tantos y llamativos contrastes (pertinentemente subrayados en esa labor escenográfica) como fructifica en no menos contrastadas señas dramáticas, símbolos y enseñanzas.

Ése y no otro es el valor pedagógico y cultural de los cuentos, mitos y leyendas (sobre el que la película incorpora un comentario metanarrativo tanto en el prólogo como en el –visualmente brillante– epílogo de la película). Así ha sido siempre y así debe seguir siendo.


¡Debate esta película en nuestros foros!


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
Imprimir artículo Imprimir artículo

Etiquetas: , , , , ,

Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Comenta en Facebook!

Un comentario

  1. […] de lo que vivirían dos días después sus propietarios. Desde Spiderman, Avatar, pasando por Jack y los gigantes, fueron algunas de las producciones que desfilaron por las pantallas privadas. Un cine de […]

Deja un comentario

En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos que los datos de carácter personal que se faciliten y utilicen para escribir un comentario en nuestra web, quedarán incorporados en un fichero de titularidad privada cuyo responsable es la Associació CinemaNet, con domicilio en Calle Clot 187 en Barcelona CP: 08027, con la única finalidad de recibir y publicar sus comentarios.