1898. Los últimos de Filipinas

02/12/2016

La guerra es un lugar crudo, sucio y sin gloria, y Luis Tosar Antonio Gutiérrez se encargan de recordárnoslo en esta “1898. Los últimos de Filipinas”. Una superproducción bélica sobre el ocaso del imperio español en la que resuena el anticlericalismo revisionista.


CinemaNet Los últimos de filipinas Luis Tosar

ESTRENO RECOMENDADO POR CINEMANET

Título original: 1898. Los últimos de Filipinas
Dirección: Salvador Calvo
País: España
Año: 2016
Duración: 105 min.
Género: Drama bélico.
Interpretación: Luis Tosar,  Emilio Palacios,  Álvaro Cervantes,  Javier Gutiérrez,  Karra Elejalde, Carlos Hipólito,  Eduard Fernández,  Ciro Miró,  Patrick Criado,  Miguel Herrán,  Ricardo Gómez,  Alexandra Masangkay,  Maykol Hernandez
Producción: Enrique Cerezo PC / 13 TV / CIPI Cinematografica S.A. / ICAA
Fotografía: Álex Catalán
Estreno en España: 2 de diciembre de 2016


SINOPSIS

Durante los últimos estertores del siglo XIX, Filipinas era la última colonia que le quedaba al ajado imperio español. Un archipiélago perdido en el Pacífico en el que los occidentales luchaban sus últimas batallas, como la que encaró el destacamento del ejército enviado al pueblo de Baler. El problema es que la guerra terminó y ellos no se enteraron, soportando durante 337 días un asedio atrincherados en la iglesia del pueblo. El mundo giraba, y las guerras ya eran otras, pero los soldados españoles de Baler siguieron enrocados en su posición, defendiendo una tierra ya perdida.


¡Debate esta película en nuestros foros!


CRÍTICAS

[Guille Altarriba. Colaborador de CinemaNet]

“Desde siempre, ser lúcido y español aparejó gran amargura y poca esperanza”. Lo dice el siempre cansado Arturo Pérez Reverte en la segunda entrega de sus novelas sobre el capitán Alatriste, y bien podría aplicarse a la película que nos ocupa. “1898. Los últimos de Filipinas” es una película anti-épica. Un film bélico que retrata desde el barro el horror de la guerra. El corazón de las tinieblas.

Disfrazada de película histórica sobre la absurda gesta de los últimos soldados españoles que lucharon en Filipinas, la película funciona estupendamente como comentario sobre las reacciones a la barbarie. Cuando suenan los arcabuces y vuelan las balas, los hombres –viene a decir la cinta- se refugian, sea en la bandera, en la fe o en la droga.

CinemaNet Los últimos de filipinas Luis Tosar

Desde el sargento sádico que ve en la guerra su ecosistema natural al coronel ciego –pues no hay más ciego que quien no quiere ver- cuya tozudez llega a provocar incluso la muerte a sus hombres. Desde el supersticioso al que desvanece sus penas en opio. Y, entre todas estas respuestas a la guerra, aparece la que se revela como más humana: la de los filipinos. El perdón, el bajar las armas y la ausencia de represalias para con los vencidos.

Frente a la humana dignidad de los nativos de la isla, la decrepitud del imperio español. “1898. Los últimos de Filipinas” es crepuscular, oda a una guerra absurda y vacía. Una batalla en la que los hombres luchan por su España a pesar de esa misma España, que los vende por unas monedas. Resuena en el ciudadano de hoy lo que uno de los protagonistas dice en un momento dado: “no estamos gobernados por traidores, sino por incompetentes”. Amén.

No obstante, la cinta no solo merece flores. Si bien abre el campo a la reflexión sobre el absurdo de la guerra, “1898…” cojea en dos puntos. En primer lugar, en su trato anticlerical hacia los religiosos, encarnados en la figura del sacerdote interpretado por Karra Elejalde. Es un cura descreído, adicto al opio y que se ríe del Cielo -durante un colocón, señala la suerte de los musulmanes con su paraíso lleno de huríes-. Una visión distorsionada de lo que ocurrió en realidad, como bien señala Carmelo López Arias en este artículo:

“En cuanto a los padres López Guillén y Minaya [dos franciscanos que estuvieron en Baler], la nueva película “1898: Los últimos de Filipinas”, de Salvador Calvo los sintetiza en la figura de un fraile amigo del opio y del vino. Nada que ver con la realidad.

CinemaNet Los últimos de filipinas Luis Tosar

Intepreta al religioso Karra Elejalde, un actor sexagenario, cuando los franciscanos tenían, respectivamente, 27 y 26 años en la época del asedio. Fueron misioneros vocacionales que continuaron allí, hasta su muerte en el caso de Minaya y hasta que volvió a España por razones de salud en el caso de López. Continuaron en distintos momentos en Baler, y luego desempeñaron cargos de responsabilidad (Minaya fue nombrado en 1926 consiliario provincial de Filipinas).

Eran muy queridos y respetados por las gentes del Baler. Finalizado el sitio, y a diferencia de los soldados, que fueron repatriados, quedaron como prisioneros, dado que lo eran antes del asedio. Y su influencia sobre la gente era tan grande, que el líder rebelde Teodorico Novicio les prohibió ejercer su ministerio sacerdotal, de modo que en los meses posteriores a su liberación lo hicieron en la clandestinidad. Al cabo de un tiempo, Novicio comprobó que dificultar la labor de los religiosos le granjeaba problemas con los balereños, así que levantó la prohibición y él mismo contrajo matrimonio eclesiástico”

El segundo “pero” que cabe achacarle a la película es cierta incoherencia tonal a ratos: si bien la mayor parte de la película mantiene el tono sombrío e invita a la reflexión antibelicista, a ratos la épica se apodera de la pantalla. Escenas de acometida, de cargas a cámara lenta demasiado hollywoodienses que no terminan de casar con el resto del conjunto.

Dirigida con pulso firme por Salvador Calvo, la cinta goza de unas interpretaciones que oscilan entre lo visceral de Luis Tosar o Antonio Gutiérrez y lo inocente de los jóvenes reclutas, encabezados por un solvente Álvaro Cervantes. En el plano formal, cabe destacar la exuberancia de la Filipinas imaginada –el rodaje se llevó a cabo a caballo entre Guinea y las Canarias-, exótico marco para una historia que resuena demasiado familiar.



¡Debate esta película en nuestros foros!


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
Imprimir artículo Imprimir artículo

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Puedes dejar un comentario o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Comenta en Facebook!

Deja un comentario

En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos que los datos de carácter personal que se faciliten y utilicen para escribir un comentario en nuestra web, quedarán incorporados en un fichero de titularidad privada cuyo responsable es la Associació CinemaNet, con domicilio en Calle Clot 187 en Barcelona CP: 08027, con la única finalidad de recibir y publicar sus comentarios.